San Mamés vuelve a rugir con su afición