Una mañana diferente en Marienfeld

Unai López realiza una chilena en la sesión de ayer./Juan Echeverría
Unai López realiza una chilena en la sesión de ayer. / Juan Echeverría

Gaizka Garitano organiza una sesión distendida con el futvoley como protagonista

Juanma Mallo
JUANMA MALLOEnviado especial. Marienfeld

El Athletic ha disfrutado este miércoles de una mañana diferente en su retiro de Marienfeld, Alemania. Después de dos días de gran intensidad, con cinco sesiones organizadas por el cuerpo técnico, Gaizka Garitano ha regalado una jornada distinta a los futbolistas; tampoco es cuestión de exprimirles al máximo en una jornada en el que termómetro rozaba los 35 grados. El entrenamiento consistió en unos rondos, unos toques de balón, y una serie de partidillos de futvoley. Dividió el entrenador de Derio al equipo en ocho grupos de tres profesionales cada uno... Y, cómo no, surgieron los habituales piques entre ellos; que si no sabéis perder, que si os hemos pintado la cara. Todo en un buen ambiente y bajo un solo que les hizo sudar como si estuvieran en el infierno. Por la tarde, el único rato libre de la concentración, que terminará el fin de semana con dos amistosos: Paderborn y Borussia Monchengladbach.

En el tercer día de stage en el hotel Klosterpforte, el mister rojiblanco citó a su tropa a las 10.30 horas, el punto de arranque habitual del trabajo, tanto aquí como en Lezama. Comenzó la labor con sus ejercicios de activación, una serie de rondos, y a continuación el futvoley, para diversión de un grupo en el que no estaban ni Iñigo Martínez, ni Iñigo Lekue y tampoco Unai Núñez. El defensa de Portugalete se incorporó el lunes a la pretemporada después de ser campeón de Europa Sub'21 y los preparadores han decidido bajar un poco el ritmo con el que había arrancado. De este modo, los dos centrales se entrenaron aparte, tocaron la pelota, hicieron unas carreras y se marcharon del campo.

Lo mismo hicieron sus compañeros al término de los partidos de futvoley, vigilados cada duelo por un miembro del cuerpo técnico: Garitano, Ferreira, Iribarren y Alberto Iglesias, que también le pegaron a la pelota al término de la sesión. Todos los profesionales buscaban la sombra, porque el calor golpeaba con fuerza. Alguno incluso empleó las bebidas de recuperación para ponerselas en la frente como una manera de refrescarse, de combatir la agonía causada por la temperatura. En ese momento, llegaron las bromas, las chanzas, los piques... En suma, el buen ambiente en un equipo que, como dijo Dani García el lunes, «es una piña». A la tarde, descanso. Y este jueves, a priori, triple sesión: carrera a primera hora, gimnasio y por la tarde balón.