Marcelino afirma que de haber sido «egoísta» podría haber renovado y agarrarse al contrato

El técnico asume que no es la «primera opción» de Barkala, que desveló el miércoles haber contactado ya «con varios entrenadores»

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Marcelino García Toral afirmó el viernes que si él y su equipo de trabajo hubieran sido «egoístas» hubiesen renovado por el Athletic en las varias ocasiones que Aitor Elizegi se lo ha propuesto y se podían haber «agarrado» a ese documento en el caso de que no entraran en los planes del futuro presidente rojiblanco, «y si nos querían bien, y si no, también. Y luego empezar la próxima temporada y acogernos a él para cobrar un dinero». No obstante, recalcó que, en un ejercicio de honestidad y siempre pensando en lo mejor para el club bilbaíno, optaron por no hacerlo y aguardar a conocer los planes del nuevo inquilino de Ibaigane y si ellos forman parte de ese proyecto.

De la misma manera, el preparador de Careñes, en la rueda de prensa previa al fundamental duelo de esta noche contra el Atlético, asumió que no es la «primera opción» para Ricardo Barkala, uno de los socios que pretenden presentarse a los comicios, después de que el pasado miércoles el presidente de la Autoridad Portuaria desvelara que «mentiría si dijera que no he hablado con varios entrenadores», entre los que no está el actual técnico de los bilbaínos. «Nos hace pensar que nosotros no somos la primera opción para ser los entrenadores del Athletic y eso a la vez nos puede ayudar a tomar una decisión definitiva», lanzó el preparador en una comparecencia en la que, por momentos, sonó a fin de ciclo. Marcelino trató de espantar esa palabra. «No tengo esa sensación. Tengo la sensación de vivir el presente y un futuro incierto. Puedo hablar del presente pero no del futuro».

Con el encuentro de esta noche como telón de fondo, un duelo en el que el Athletic se juega buena parte de sus opciones para asaltar la séptima plaza que lleva a Europa, la rueda de prensa de Marcelino volvió a girar en torno a su continuidad. Ayer subrayó que podía haber prolongado su contrato en varias ocasiones a lo largo de este curso. Sin embargo, recalcó que no lo consideraba honesto al haber un cambio en la dirección de la entidad. «El hecho de que cuando se nos ofreció la renovación, en varias ocasiones, hayamos decidido no hacerlo, es que estas personas que quieren presentarse a la presidencia del Athletic deben tener la absoluta libertad para formar sus equipos de trabajo y desarrollarlos con las profesionales que crean oportunos», aportó.

En el caso de Barkala, parece que Marcelino no es el preparador elegido. No obstante, el técnico de Careñes indicó que no le parecen una falta de respeto las manifestaciones del presidente del Puerto. «No soy quien debe confirmar esa información. Corresponde a las personas que tienen la intención de presentarse a ser presidentes del Athletic. Llevo muchos años en el mundo del fútbol. He sido muy honesto. Hemos sido muy honestos como grupo con el Athletic. Las personas que formen el futuro del Athletic tienen que tener la libertad absoluta para elegir a los profesionales adecuados, con un grupo afín a lo que pretenden. Hemos obrado de la forma más correcta, siempre mirando lo que interesa al Athletic. Si hubiéramos sido egoístas, habríamos firmado un contrato, para agarrarnos a él. Y si nos querían bien, y si no, también, empezar la próxima temporada y acogernos a él para cobrar un dinero», destacó un técnico que, cuestionado por este periódico sobre si quería seguir en Bilbao, trasladó un mensaje ambiguo: «Estamos al 50% de esa decisión. Todavía no hay un dirigente que rellene ese otro 50%».

Ilusión, pasión...

Eso sí, con independencia de lo que ocurra en un par de meses, Marcelino recalcó que su compromiso con el Athletic es máximo y que solo piensa en meterle en Europa. «Acabo contrato en junio. Ni me condiciona ni me pone nervioso ni me desilusiona... Lo importante es tener ilusión, pasión y la conciencia tranquila», lanzó antes de lo que consideró un partido «muy atractivo» porque la victoria «nos da la posibilidad de seguir peleando por posiciones europeas».