La única dirección que vale al Athletic es la que lleva a Europa. / EFE

Athletic Marcelino reconoce contactos con posibles candidatos, pero avisa de que antes hablaron con otros técnicos

El entrenador del Athletic admite que tuvo un encuentro «cordial» con Barkala y adelanta que se reunirá con Iñaki Arechabaleta, otro hombre que medita presentarse a las elecciones

Robert Basic
ROBERT BASIC Lezama

Marcelino García Toral trata de mantener un difícil equilibrio entre el presente y el futuro más inmediato, en cuyo horizonte asoman los contornos de las próximas elecciones a la presidencia del Athletic. El entrenador rojiblanco acaba contrato en poco menos de dos meses, concretamente en 55 días, y todavía no ha despejado la incógnita sobre qué hará y dónde estará a partir del 30 de junio. ¿Ve factible continuar o desarrollará su carrera en otro sitio? Tampoco ha querido profundizar en este asunto este viernes en Lezama, donde el equipo ha realizado el último entrenamiento antes de recibir este sábado al Valencia, aunque ha rozado la arena electoral con un interesante discurso relativo a los aspirantes a la planta noble de Ibaigane. El asturiano ha reconocido contactos y conversaciones con algunos candidatos, caso de Ricardo Barkala, y ha anticipado que próximamente se reuniría con otro que podría serlo -en alusión a Iñaki Arechabaleta-, pero en todo momento ha dejado claro que los dos habían 'tocado' antes a otros preparadores. «No he sido el primero con el que han hablado», ha avisado el de Careñes.

Marcelino ha evitado dar pistas sobre sus preferencias y ha dejado la pelota en el tejado de los aspirantes a la presidencia de Ibaigane, que debe fijar en breve la fecha de las elecciones. El miércoles de la semana pasada, Barkala reconoció en un foro empresarial que había hablado con varios entrenadores. Unos días después, concretamente el viernes, el asturiano dijo en Lezama que él daba por sentado que no era la «primera opción» del actual director de la Autoridad Portuaria de Bilbao, pero eludió concretar si previamente hubo una reunión entre ambos. El caso es que sí conversaron unas horas antes, pero el preparador rojiblanco no aludió a ello en su intervención previa al choque contra el Atlético y se limitó a subrayar que no partía como favorito de nadie. Este viernes sí ha admitido los contactos, algo que, según ha subrayado, tenía que haber confirmado en su caso el propio candidato. «Es lo que más o menos se había pactado», ha trasladado con firmeza Marcelino.

«He hablado con uno de ellos, en un mero contacto, de una forma muy cordial, y puede que nos emplacemos para otro momento», ha comentado sobre su reunión con Barkala. Incluso ha ido un poco más allá y avanzado un posible encuentro con Arechabaleta. «Y con el otro candidato -ha añadido- es posible que nos reunamos». Ahora bien, Marcelino ha puesto mucho acento en el hecho de que ambos se habían dirigido antes a otros entrenadores. «Lo que también es real es que ninguno ha hablado primero con el actual entrenador del Athletic. Eso es así. La realidad es esa. Todo lo demás son supuestos, no realidades«, ha manifestado con rotundidad. Preguntado por si le molestaba el hecho de que no fuera la opción principal, el técnico ha tratado de mantener el equilibrio. »Tienen la absoluta libertad y todo mi respeto para que opten por la vía que consideren la mejor para el Athletic. Es evidente que han optado por hablar con otros entrenadores, y lo respetamos. Esa situación -ha avisado- nos puede ayudar a tomar una decisión«.

«No conocemos nada»

Marcelino ha aseverado que «no» ha faltado a la verdad en su comparecencia del pasado viernes ya que, según ha recordado, trasladó en aquel momento la conveniencia de que los propios candidatos -en este caso Barkala- sean los que confirmen las informaciones relativas a posibles contactos o conversaciones. «Más o menos lo habíamos pactado así», ha deslizado. «No se puede decir que mentí aquí la semana pasada», ha reforzado su mensaje. Cuando se le ha cuestionado por si había tomado una decisión sobre su futuro, el asturiano ha proseguido con los equilibrios. «No tengo toda la información definitiva para saber lo que quiero». A falta de 55 días para la finalización de su contrato, el de Careñes mantiene silencio sobre sus planes de futuro.

Centrar la cuestión en el plano individual y de preferencias personales tampoco ha hecho mover ficha a Marcelino. Ni confirma ni desmiente que le gustaría seguir o no en el Athletic. «Somos el 50% de una decisión, siempre y cuando el futuro presidente -le llamó parte contratante- cuente con nosotros como una opción». En este punto, el asturiano ha dibujado un escenario de desconocimiento total ligado a la incertidumbre del proceso electoral. «El entrenador no conoce quién va a ser el próximo presidente; tampoco sabe a día de hoy si alguno de los futuros presidentes cuenta con él para entrenar al Athletic; no conocemos proyectos; no conocemos nada. El futuro dirá hacia dónde vamos. ¿Qué es lo importante? El presente», ha rematado su discurso, afanado en dar suma importancia al choque ante el Valencia. «Ganar nos permitiría dormir en puestos europeos». Entonces ha escuchado otra pregunta: ¿Ha merecido la pena venir al Athletic? «Estoy orgulloso de la decisión que tomamos. Tomamos la mejor decisión posible».