Marcelino, en un momento del partido. / efe

Athletic 0 - Valencia 0

Marcelino: «El punto nos deja en la pelea»

«Hicimos suficientes ocasiones para ganar mientras que el Valencia no nos hizo ni media oportunidad», lamenta el técnico

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Marcelino García Toral se encontró lo que esperaba. «Sabíamos que iba a ser así, un partido con interrupciones, con un Valencia muy físico y mucha gente detrás del balón». Cuarto partido ante la tropa de Bordalás y cuarto encuentro sin ganar. Tres empates y una derrota que eliminó a los rojiblancos de la Copa. Los de Mestalla son como un bocadillo de clavos para los de San Mamés. Tienen la marca del equipo que más faltas ha cometido esta campaña en Bilbao, 22 en Copa y 22 ayer de nuevo.

Este tropiezo, en todo caso, no deja tanto disgusto como en la Copa. El Athletic durmió séptimo y mantiene sus opciones europeas. «Siempre que se puntúa no está mal. Nos deja en la pelea y no nos frustra como perder en casa», se consoló el entrenador rojiblanco. El asturiano tiene una máxima. «Si no ganas en casa, tienes que empatar a cero», mantuvo. «Seguimos sumando, seguimos en la pelea», dijo Berenguer. «El punto suma. Es importante llegar vivo a las últimas jornadas porque hace unas semanas parecía que estábamos fuera», añadió De Marcos.

El técnico resaltó que nadie puede dudar de que su equipo debió ganar. «Tuvimos una solvencia defensiva grande y soluciones ofensivas. No nos hicieron ni media ocasión y nosotros tuvimos las suficientes como para ganar. Desde luego, merecimos la victoria».

«Hay una sensación de tristeza en el vestuario», indicó. Sin embargo, no hay ningún reproche a los suyos ni motivos para el pensar, enfatizó. «Sólo podemos estar tristes por el resultados. Queríamos ganar, pero no podemos estar tristes. Tristes habría que estar en partidos como ante el Celta. Esta vez hemos tenido menos oportunidades que ante el Atlético, pero aquel día ganamos 2-0 y esta vez no hemos podido marcar ninguno».

Las interrupciones

Con un equipo de Bordalás siempre hay constantes interrupciones. Al Athletic le desquició una vez más. Como ya sucedió en la ida de la Copa, Marcelino cree que gran parte de la responsabilidad de lo sucedido está en el árbitro. «El rival quiso sostenerse con el 0-0 y es lícito por su parte. Lo que se juegue o no se juegue no depende de nosotros. Depende de que el árbitro procure que se juegue todo lo posible. Creo que es un buen colegiado, aunque me da la sensación de que el juego estuvo detenido durante bastante tiempo».

En el vestuario también había malestar. «A la gente que le gusta el fútbol le gusta ver cuantos más minutos mejor, pero cada uno tiene su forma de jugar», dijo De Marcos. «Con este rival se para mucho el juego y no hay fluidez», se quejó Berenguer.

Villalibre y Berenguer acabaron como pareja de ataque. El primero brilló e incluso rozó el gol en el descuento con un cabezazo al larguero. «Ha sido una pena porque otras veces esos balones pegan en la madera y entran», lamentó. «Incomodó a la defensa. Salió muy activo y con muy buen rendimiento. Para llevar tanto tiempo con lesiones, estuvo francamente bien», elogió el asturiano al gernikarra

Bordalás: «No me gusta que me insulten»

«Bordalás, hijo de p...» cantó una parte de la grada de San Mamés en un par de ocasiones. El entrenador del Valencia lo denunció. «No me hace ninguna gracia que me insulten. Cuando hay un insulto por parte de un jugador, normalmente, estas cosas se sancionan. Pero te cantan, te insultan y todo sigue igual. No pasa nada. Hacemos nuestro trabajo y no veo que sea justo». Todo apunta a que el supervisor de la Liga denunciará los hechos y que el asunto se sustancie en una multa.