De Marcos deberá parar un mes por la lesión en el tobillo

De Marcos, tras abandonar el terreno de juego./
De Marcos, tras abandonar el terreno de juego.

Las pruebas confirman que el jugador sufre una lesión de «carácter moderado» que le hará perderse al menos tres partidos de Liga

Robert Basic
ROBERT BASIC

Óscar de Marcos estará aproximadamente un mes fuera de los terrenos de juego debido a la lesión en el tobillo izquierdo sufrida en el partido del sábado contra el Getafe, la misma que le obligó a parar durante una larga temporada en 2017. Las primeras exploraciones apuntaban a un «esguince» y el diagnóstico fue confirmado este lunes por los servicios médicos del Athletic, que constataron la existencia de un problema en el «compartimento interno» de la articulación catalogado de «grado II y moderado». Es decir, un contratiempo que requerirá de una recuperación de varias semanas y que mantendrá fuera de combate al bravo futbolista de Laguardia como mínimo hasta finales de septiembre. Hay que ser muy cauto porque la lesión de 2017 le tuvo más de tres meses entre algodones, aunque entonces también tenía afectado el ligamento lateral interno del tobillo.

El interior se hizo daño en la recta final de la primera parte en el Coliseum. Quiso poner un centro y enseguida notó que algo iba mal. Pidió el cambio de inmediato y no paraba de repetir al banquillo que se había roto. Creía que tenía el tobillo fracturado, pero poco después el club emitió un parte médico en el que informaba de que se trataba de un esguince. El jugador abandonó el campo con muletas y una importante inflamación, pendiente de conocer lo que tenía en la articulación. Pues bien, este lunes fue explorado de nuevo y las pruebas concluyeron que padecía una «lesión de carácter moderado o grado II en el compartimento interno de su tobillo izquierdo». Semejante diagnóstico en otros futbolistas se ha traducido en bajas de entre tres y seis semanas.

Si todo sigue su curso y la recuperación se desarrolla sin sobresaltos, De Marcos se perdería al menos tres partidos de Liga. No estará contra la Real Sociedad, Mallorca y Alavés. Dentro de justo un mes los rojiblancos se medirán al Leganés en Butarque, donde habrá que ver si llega y si está en condiciones el multiusos de Laguardia. Lo positivo de estar ahora entre algodones es que la semana que viene habrá un parón de selecciones que permitirá al alavés ahorrarse la pérdida de un encuentro. Ahora toca ir poco a poco, recibir sesiones de fisioterapia y fortalecer la zona dañada. Con Iñigo Martínez, Ibai y Córdoba recuperados -este último se integró el domingo a la dinámica del grupo y se supone que en breve estará listo para jugar-, en la enfermería rojiblanca están ahora De Marcos y Guruzeta.

Precedente de Ibai

El de Laguardia tiene un espejo en el que mirarse en estos momentos. Ibai Gómez sufrió una lesión muy parecida el pasado mes de abril y, en cierto modo, incluso más complicada. Las pruebas detectaron un «esguince grado II con afectación de compartimentos interno y externo del tobillo izquierdo», casi el mismo diagnóstico que escuchó este lunes De Marcos. Quien más quien menos daba por acabada la temporada para el de Santutxu, pero el jugador apretó los dientes, trabajó sin parar en su recuperación y reapareció un mes después contra el Valladolid. Un claro ejemplo de que se puede.