De Marcos tira de prudencia

De Marcos, en el primer entrenamiento de esta temporada. /Fernando Gómez
De Marcos, en el primer entrenamiento de esta temporada. / Fernando Gómez

El polivalente jugador de Laguardia dice que hay que ser «precavidos», empezar «bien» la Liga, antes de pensar en Europa

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

La tortura sufrida la pasada temporada, observar tan de cerca el precipicio del descenso, ha provocado que la prudencia se instale en el vestuario del Athletic. Ya no se habla de manera abierta de entrar en Europa, aunque siempre existe esa ilusión en el vestuario de acceder a las competiciones que más brillan en el Viejo Continente. Pero antes de andar, hay que saber gatear, ha venido a decir esta mañana en Lezama Óscar de Marcos, uno de los pesos pesados del vestuario, segundo capitán tras Iker Muniain. «Es verdad que siempre tienes la ambición de llegar lo más arriba posible. Pero tuvimos un mal comienzo de temporada. Siempre tienes ilusiones altos, pero hay que ser precavidos, empezar bien y trabajar bien durante la pretemporada», ha avisado el futbolista de Laguardia.

Y reflexionó De Marcos sobre el aumento de la competencia por esas plazas de privilegio. Sin ir más lejos, el pasado curso sorprendió el Getafe. «Siempre se quiere que digamos que el objetivo es Europa, pero hay diez o doce equipos que quieren lo mismo y cada vez es más complicado. Es difícil, por eso se va aprendiendo con las temporadas. Hay que ir poco a poco, empezar bien y ya se podrá ver durante la temporada dónde estamos».

Ahora mismo, el equipo se encuentra en esa fase de crecimiento, de coger el fondo físico para afrontar la campaña con garantías. No difiere en exceso la labor que está realizando el grupo de Garitano con la de otros años, aunque, por supuesto, el técnico de Derio está aprovechado que arranque el curso como preparador titular para introducir una serie de mecanismos, de conceptos, que el año pasado se quedaron en el tintero por la urgencia de resucitar. «Está preparando su método de juego, porque el año pasado era más difícil, todo era inmediatez, necesitábamos hacer bien la A. Ahora mete más aspectos tácticos, más cosas de la salida de balón. Va a haber cambios porque tiene más tiempo que cuando llegó».

Eso sí, la parte física tampoco ha variado en exceso. «Cada entrenador tiene su métodos. Todas las pretemporadas son diferentes, cada entrenador tiene una manera diferente de preperar las cosas. A Gaizka le conocíamos, pero no habíamos hecho una pretemporada con él. Tampoco hay nada que nos sorprenda. Es lo esperado», ha renocido un futbolista que llegó a Bilbao hace diez años. Empieza su décima temporada. «Es un lujo poder estar aquí tanto tiempo», ha renocido De Marcos, el hombre multiusos, el que ha pasado por casi todas las posiciones... «Menos de central. No me veo», ha bromeado con su desparpajo habitual.

El pasado curso, por ejemplo, se intercaló entre el puesto de lateral y de interior, siempre por la derecha. A él no le importa el sitio, solo quiere salir al césped. «Cada año, o cada dos, me toca cambiar de puesto. El año pasado me encontró cómodo, porque Capa estaba muy bien y muy fuerte y eso me daba mucha liberación. No sé dónde jugaré, pero pelearé por hacerlo. Si es en el extremo, encantado de la vida».