Medié Jiménez y el VAR castigan a Raúl García

Raúl García se encara con el colegiado Medié Jiménez tras no señalar un penalti cometido sobre el navarro en la primera parte./Luis Ángel Gómez
Raúl García se encara con el colegiado Medié Jiménez tras no señalar un penalti cometido sobre el navarro en la primera parte. / Luis Ángel Gómez

El colegiado no consideró penalti la caída del navarro ante Diakabhy en el minuto 9, que pudo cambiar el curso del encuentro

Igor Barcia
IGOR BARCIA

«Gracias, árbitro del VAR». David Albelda, exfutbolista del Valencia resumió en un mensaje de agradecimiento la decisión que tomó Medié Jiménez, el colegiado del encuentro, después de que se valorara el posible derribo de Diakhaby a Raúl García en el minuto 9 de encuentro. Una acción muy protestada por el futbolista navarro, que dio la sensación de haber llegado antes al balón que el defensa che, y que hubiera podido cambiar el curso del encuentro en caso de que el Athletic hubiera sacado provecho de un penalti tempranero y se hubiera adelantado en el marcador. No fue así, y ya se sabe que cuando el Athletic de Garitano se ve por detrás en el partido, no saca nada positivo. Sucedió en Anoeta y volvió a pasar ayer en Mestalla. Dos únicas derrotas bajo su mandato, y ambas cortadas por el mismo patrón, las dos únicas ocasiones que el rival ha marcado antes que el Athletic con el técnico de Derio al frente.

Pero pudo ser diferente. El encuentro se encontraba en fase de definición, cuando Diakhaby peleó un balón con Raúl García dentro del área. El central se lanzó al suelo, pero las imágenes mostraron cómo fue el rojiblanco quien tocó antes y fue derribado en la pugna. Raúl García se fue a protestar, sin embargo Medié Jiménez no apreció nada en directo y la jugada fue revisada por el VAR. En Madrid estaba Del Cerro Grande, que tampoco consideró que su compañero hubiera errado en su primera decisión de no castigar como penalti la acción del defensa local. De modo que el partido prosiguió.

Raúl García continuó expresando su desacuerdo con la decisión, por lo que el árbitro catalán optó por amonestar al mediapunta rojiblanco, que incluso se jugó la segunda tarjeta en la segunda mitad. De hecho, Gaizka Garitano le reemplazó por Kenan Kodro en el minuto 65, para evitar males mayores y que el colegiado de Sabadell, que ya le había tomado la matrícula al navarro, terminara por expulsarle.

Problemas para remontar

Tras el encuentro, Gaizka Garitano fue sincero sobre la acción. El técnico reconoció que en el campo no había visto la jugada. «Me dicen los jugadores que igual ha sido, pero yo no la he visto», admitió. Parecidas fueron las reflexiones de Yeray, quien explicó en la zona mixta que «en el campo no pude ver lo que sucedió, pero después hemos comprobado las imágenes y Raúl, que ha estado muy listo, ha tocado el balón antes de que llegara el defensa».

Lo cierto es que la acción del navarro fue una de las más destacadas de la primera parte, donde el Athletic mantuvo la imagen pétrea de encuentros precedentes y se fue al descanso con un empate sin goles que auguraba una segunda a la espera de cazar en alguna contra al Valencia. Pero sucedió lo contrario. Fue Rodrigo el que puso por delante a los de Marcelino apenas arrancar el segundo tiempo. Y el Athletic se llenó de problemas a partir de ese momento. Lo reconoció Gaizka Garitano al finalizar el encuentro. «Cuando el equipo se pone por delante en el marcador sabe administrar muy bien» esa ventaja pero en la misma medida dijo que cuando se adelanta el rival les «cuesta mucho» reaccionar. Frente a la Real Sociedad, dos goles de Oyarzabal y William Jose fueron demasiado para remontar, pese al penalti de Raúl García, y anoche, tras el tanto de Rodrigo, el Athletic no creó peligro y fue finalmente ajusticiado por un segundo tanto de Gameiro, que aborta el asalto de los rojiblancos a plazas europeas tras las derrotas del Sevilla, Betis y Real Sociedad.

De hecho, remontar un marcador es una de las grandes asignaturas pendientes del Athletic, tanto con Berizzo como con Garitano. Hace un año y una semana que los rojiblancos no dan la vuelta a un marcador. Sucedió el 25 de febrero de 2018 frente al Málaga en San Mamés (2-1). Quedan, por tanto, cosas por mejorar de cara al futuro.