Messi como Maradona, agresión en una final perdida ante el Athletic

Tras un manotazo a Villalibre, el argentino sufre su primera expulsión en un partido oficial

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO Enviado especial. Sevilla

Messi siempre ha vivido con la obsesión de alcanzar a Maradona. Desde La Cartuja tienen otro punto en común, la agresión en una final perdida por el Barcelona ante el Athletic.

Hay diferencias entre las dos situaciones. Maradona agredió a dos rojiblancos, Núñez y Sola, en 1984 con la final de Copa concluida con 1-0 para los vascos. Messi lo hizo en la prórroga, cuando propinó un manotazo a Villalibre.

Su entrenador, Ronald Koeman, salió a excusarle de inmediato. «Estas cosas no van con él. Es un jugador limpio, que suele recibir y no dar, pero cuando te agarran y no te dejan correr estas cosas pasan».

Villalibre, la víctima, quiso restar importancia a lo sucedido, pero insistió en que la roja estaba bien mostrada. «A mi me parece clara la agresión de Messi. La impotencia es normal, pero no pasa nada».

Se trata de la primera roja que ve Messi como jugador del Barcelona en 753 partidos. Para encontrar la anterior expulsión del argentino hay que remontarse a hace quince años en un encuentro entre la Peña Sport de Tafalla y el Barcelona B.

El argentino se expone a un duro castigo. La primera impresión es que le caerán cuatro partidos de sanción, a cumplir entre Liga y Copa. Más problemas para un Barça deprimido.