El miércoles las rojiblancas se la juegan en San Mamés