«No me molesta que la gente piense en Europa», dice Garitano

Garitano ordena a sus hombres en un saque de banda ejecutado por Capa.

El entrenador del Athletic, que destacó que su equipo superó al Eibar en los «duelos», se abona a la «prudencia», pero deja a la afición que se ilusione

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Sufrida como siempre, la victoria del Athletic se firmó con un gol nada más empezar y un trabajo colectivo que añadió otros tres puntos de tranquilidad. Gaizka Garitano, que había ironizado cuando le empezaban a hablar de hipotéticas aspiraciones europeas, mantuvo anoche su gesto sobrio, no en vano sus hombres habían peleado ante un rival que en el segundo tiempo tuvo dos ocasiones y se estiró, aunque los rojiblancos resistieron y pudieron haber sentenciado.

Defensa, defensa, defensa, es el eslogan del basket que Garitano ha esculpido en Lezama, pero ayer le añadió unas gotas de esperanza cuando le preguntaron, como era natural, qué piensa de Europa. «La prudencia y la ambición se pueden llevar bien –matizó–. Pero no puedes ser un bocazas, porque no va conmigo. Ahora bien, no me molesta que la gente piense en Europa. Sólo que ése no es mi discurso».

Garitano estaba contento, y tenía buenas razones, porque le había ganado al Eibar con sus propias armas. «Habíamos hablado de la importancia de salir enchufados los diez primeros minutos», subrayó. «Contra el Eibar son importantes los duelos individuales en todo el campo. Como no vayas en quinta marcha te pasan por encima. Y hemos sido igual o mejor que ellos en las disputas y los rechaces».

«No son muchos puntos»

A pesar de su optimismo, Garitano se aferró a su fórmula habitual para apuntalar a la plantilla rojiblanca. «Tenemos 33 puntos, y no son muchos, pero –insistió– la prudencia y la ambición se pueden llevar bien». Cuando le preguntaron por sus sentimientos al haber derrotado al Eibar, un equipo en cuya historia él tuvo un papel estelar, respondió con un lacónico. «Sólo estaba pendiente de ganar, ganar y ganar». Y lo mismo dijo de los exarmeros que anoche lucharon con la zamarra del Athletic. «Tienen que adaptarse a ello».

Reconoció el técnico rojiblanco que sus hombres «tienen que crear bastantes ocasiones para hacer gol», y que eso es motivo de sufrimiento, pero destacó que superaron al Eibar salvo quince minutos del segundo tiempo. «La Primera División está reñida. Nadie gana con facilidad. Está todo igualado, los partidos se deciden por el margen de un gol».

A su renovación, Garitano no le quiso dar vueltas. «Me subieron para ayudar. Tenemos buenos jugadores. El club decidirá. Lo importante es acabar el trabajo, porque todavía no está acabado».