Muniain espera que su contrato sin cláusula sirva de ejemplo para sus compañeros

Muniain, en un momento del entrenamiento de este jueves. / Juan Echevarría

«Quiero ir de la mano del club hasta el final», ha proclamado el futbolista, que estará hasta 2024 en el Athletic

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Iker Muniain espera que su inédita renovación, sin una cláusula para rescindir su contrato con el Athletic, se convierta en una guía para otros compañeros que deben estirar su relación con la entidad vizcaína. Del mismo modo, ha justificado este jueves en Lezama que ha tomado esta decisión porque tiene claro que solo respirará en rojiblanco durante su vida deportiva, que permanecerá fiel al equipo bilbaíno. «Quiero ir de la mano del club hasta el final», ha lanzado en la sala de prensa de la factoría vizcaína. El navarro, que ha firmado hasta 2024, ha sido tajante cuando se le ha cuestionado por la posibilidad de que, en un futuro, desee salir de Bilbao, buscar otro destino deportivo y que sea un juez el que deba decidir la cantidad económica a recibir por Ibaigane. «No lo contemplo para nada. Ya lo acabo de decir, no quiero estar en el mercado, quiero permanecer aquí. Se puede hablar de leyes, de jueces... Pero vale más mi palabra que lo que se pueda firmar. Mi palabra es que quiero estar aquí siempre, ayudando a este club a conseguir cosas bonitas», ha manifestado.

«No me quiero poner un precio porque no quiero estar a la venta». Después de confesar su felicidad, de mostrar su agradecimiento a la gente que le ha aplaudido por su continuidad, Muniain ha dejado esta frase. Vivirá en el Athletic, no contempla otra posibilidad. De ahí que haya firmado un contrato sin cláusula de salida. Una idea, ha ilustrado, que se le ocurrió después de aquella rueda de prensa en la que Josu Urrutia dio forma a su ideal de que no hubiera cantidad económica para rescindir los vínculos de los jugadores con el club bilbaíno. «Se lo escuché al presidente, se me ocurrió y me lo planteé seriamente. Y decidí que quería hacer las cosas así en mi próximo contrato. Se lo comento a mi entorno, ellos se lo proponen al club. Y el club lo ve con buenos ojos y por eso hemos llegado a un acuerdo», ha señalado.

«Espero que pueda ayudar a todos»

Y no quería ser el único en una entidad que, dice, le ha dado todo, como profesional y como persona. Espera que algunos compañeros sigan su ejemplo, aunque ha dejado claro que cada uno es libre de tomar la decisión que considere oportuno. «Obviamente, la intención es esa. Que sirva de precedente, que se demuestre que hay una forma diferente de hacer las cosas –parece una frase pronunciada por Urrutia–, de resaltar el sentimiento Athletic, de que los que estamos aquí amemos la camiseta. Puede venir muy bien para el futuro del club, para los chavales. Pero cada uno puede hacer lo que crea conveniente y eso no quiere decir que esté más o menos comprometido».

Él, sin embargo, tenía claro que quería seguir en Bilbao, en el Athletic. De ahí que haya calificado el proceso negociador de rápido, limpio. «Sin ningún tipo de conflicto». A pesar de que, como ya informó EL CORREO, existía una pequeña controversia por los años de contrato y por la cantidad a percibir. Detalles que se han resuelto y que vieron la luz este miércoles, seis días después de que Josu Urrutia presentara su dimisión como presidente del Athletic y se diera el pistoletazo de salida a las elecciones. Este situación, ha indicado Muniain, carece de importancia en el vestuario. «Se lleva con la mayor naturalidad posible. Es lo que tenía que pasar. Nosotros estamos muy agradecidos al presidente porque nos ha estado ayudando en todo lo posible. Ojalá el que venga lo haga igual o mejor, o de la mejor manera posible para que el club crezca», ha deseado.

Y con él como uno de los protagonistas de esta evolución. Fiel a unos colores que le hacen «feliz», por el que tiene un «sentimiento muy grande». En este punto, ha aceptado la decisión de hombres como Kepa, Laporte y Javi Martínez, de salir de Bilbao. Sin embargo, ha girado la vista hacia la hinchada, en un guiño a la gente. «Me pongo en su piel y cuando se marcha un jugador, se siente triste, le duele el orgullo. Con todo lo que se habla de cláusulas ahora, por cómo está el mercado, que cualquiera está dispuesto a pagar cualquier precio... Esto también me ha hecho firmar sin cláusula. Es un chute de energía para todos, en un momento en el que el equipo no va tan bien. Espero que pueda ayudar a todos», ha lanzado Muniain.

Noticias relacionadas

 

Fotos

Vídeos