Borrar
Villalibre cabecea un centro de De Marcos antes de marcar el empate. Manu Cecilio
En la noche de los delanteros Iñaki Williams marca su gol 100 y Villalibre el del empate

En la noche de los delanteros Iñaki Williams marca su gol 100 y Villalibre el del empate

El bilbaíno hizo un tanto precioso para recortar diferencias y el 'Búfalo' apareció sobre la bocina para salvar un punto

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Domingo, 12 de mayo 2024, 00:16

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Iñaki Williams escribió ayer otro capítulo en su particular libro de historia con un gol que le convirtió en centenario y le transportó a otra dimensión, donde solo habitan los elegidos. El bilbaíno es el vigésimo futbolista en los 126 años de vida del Athletic que alcanza los 100 tantos con la camiseta rojiblanca. Palabras mayores, registros importantes, que le permiten entrar en un club selecto y colocarse a cuatro dianas de un jugador tan emblemático como Joseba Etxeberria. La felicidad no pudo ser completa porque el equipo se dejó dos puntos claves en la lucha por la Champions, aunque Asier Villalibre rescató uno prácticamente sobre la bocina en una noche de delanteros. El 'Búfalo' anotó en la Liga tras ocho meses de sequía y sirvió para sumar.

El Athletic se vio con un 0-2 nada más regresar de los vestuarios, un golpe duro que obligaba a volar para remontar en la segunda parte. Iñaki Williams mostró el camino con un auténtico golazo en el minuto 58, cuando aprovechó un regalo de Mojica para batir de un trallazo al meta rojillo. El defensa colombiano despejó mal, el balón pegó en Ander Herrera y llegó al bilbaíno, quien soltó un latigazo que entró como en un obús en la portería osasunista. Lo celebró con rabia, dirigiéndose a la grada reclamando más madera, más ruido, consciente de que quedaba un mundo para tratar de dar la vuelta al marcador. Ya tenía anotada la diana 100 en su hoja de servicios, la 76 en la Liga. El resto se reparte entre Copa (16), Europa League (7) y Supercopa (1).

El mayor de los hermanos Williams debutó en diciembre de 2014 y en febrero de 2015 estrenó su casillero goleador como rojiblanco. Lo hizo en el Olímpico de Turín ante el Torino, en la Europa League, para abrir un marcador que se cerró con el empate a dos. Nueve años y cinco meses después, el delantero maneja una cuenta anotadora de tres dígitos. Y hay más. Anoche jugó su partido 419 con el Athletic e igualó a Urzaiz y a Panizo. Solo quedan 13 futbolistas con más encuentros que él, blindado hasta 2028 con una cláusula de 135 millones. Si todo transcurre por los cauces normales estaría en condiciones de acomodarse en el podio. No es el caso de los goles, aunque también podrá avanzar hasta colocarse en un sitio de privilegio. Ya lo tiene estando en el club de los 100, ahora vigésimo, pero con el ritmo actual acabaría en el 'Top 10'.

«Sabor agridulce»

Villalibre le acompañó en la noche de los delanteros. A pesar de la baja de Guruzeta, recién operado de apendicitis, el 'Búfalo' volvió a empezar en el banquillo. Cuenta con muy pocos minutos esta temporada, pero ayer fue activado tras el paso por los vestuarios. Entró por Berenguer y a la postre resultó decisivo. Cuando el derbi agonizaba, en el minuto 96, un error grosero de Sergio Herrera le sirvió el tanto en bandeja. El portero atrapó el balón por arriba y al bajar le dio en la cabeza a Catena. El de Gernika aprovechó el regalo e hizo su segunda diana en el campeonato de la regularidad ocho meses después. La primera fue ante el Cádiz, a mediados de septiembre.

«Era importante puntuar, pero tengo un sabor agridulce. Aunque marquemos, los delanteros siempre nos quedamos con el fallo», dijo en referencia a un buen cabezazo que despejó Herrera justo antes del gol de empate. El 'Búfalo' volvió a mugir en la noche en la que Iñaki Williams se hizo centenario y anotó su duodécimo tanto en esta Liga. Está a solo uno de igualar su récord en el torneo de la regularidad, el de 2019.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios