canal Athletic
Actualidad
LA OPINIÓN DE
8 de diciembre de 2008
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
ÁNGEL PEREDA.-

U n puntito casi siempre sabe a gloria en casa del pobre. Pero el de ayer en El Sardinero tiene un alto grado de acidez. Porque era un partido para ganar. Porque el Athletic siempre lo tuvo de cara. Porque el Racing se presentó como un conjunto malherido, descompuesto, sin ideas, nada que ver con el que la pasada campaña se clasificó para la UEFA. Porque los hombres de Caparrós se adelantaron en el marcador y desde ese instante tuvieron a su rival contra las cuerdas. Porque ayer era el día para restañar heridas de otros combates con la primera victoria fuera de casa esta campaña. Y porque lo necesitábamos como el comer.

Pero no. Estamos tan acostumbrados al sufrimiento que parece que no podemos vivir sin él. Como si nos gustara flajelarnos. Así que cuando nos las prometíamos felices se sumó a la fiesta un invitado inesperado. El balón que se 'tragó' Gorka Iraizoz rompió el corazón del millar de aficionados rojiblancos que seguían el horroroso encuentro en directo y que ya preparaban el viaje de regreso a casa con el triunfo en el zurrón. Sopapo. La maldición continúa, menos mal que el grupo de cola sigue apretado, aunque, ¡ojo! , algunos se resistan a vivir en las estrecheces de la Liga. Eso sí, el Athletic está un poco más lejos del pozo, pero no debe servir de consuelo cuando se consumen las jornadas y este equipo no sabe todavía a qué juega.

En fin, que hoy se harán muchas lecturas del punto arrancado o de los dos regalados al Racing. Habrá quien, como hizo Fernando Amorebieta, se sienta satisfecho con el empate, y otros, como Gurpegui, a los que les quedó «un mal sabor de boca». Y habrá quien descargue todo su arsenal contra Iraizoz y de paso dispare también contra Caparrós por no aprovechar el estado de gracia de Llorente arropándole con un hombre como Garmendia, o por sustituir a un Yeste que ayer estaba acertado y muy motivado.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios