canal Athletic
Actualidad
ATHLETIC | ANÁLISIS
27 de enero de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Gijón es lo primero
Yeste trata de zafarse de un rival en Almería.
PATXI ALONSO.-

D ías atrás comparaba la racha victoriosa del Athletic con esos westerns crepusculares en los que nuestro John Wayne particular (Fernando Llorente, of course) disparaba la última bala antes del inevitable 'The end'. Pero hasta los héroes necesitan cargar su fusil para derrotar a los malos. Joaquín Caparrós, metido en su papel de General Custer, ha llevado desbocado a su particular séptimo de caballería y, al final, ha tenido que cambiar de caballos en mitad del ataque. No hacerlo hubiera provocado un auténtico 'Litte Big Horn' en El Molinón. La imagen de Javi Martínez instantes antes de ser cambiado en el partido de ida fue más ilustrativa que cualquier explicación del utrerano, que ni siquiera parecía entender que, si un jugador como el de Ayegui pide ser sustituido, es que se han encendido todas las alarmas.

Con este panorama, el Athletic viajó a Almería perdiendo antes de subirse al autobús. Afirmarlo no es un desdoro a los jugadores alineados (si alguien los ha devaluado habrá sido el mister que los ha mantenido en el ostracismo durante meses). Pero nadie puede pedir a futbolistas sin minutos que se comporten como un equipo rodado y conjuntado. Eso sí que sería injusto. El gol de Del Olmo, las ganas de Toquero, son dignas de encomio. La antología de Hemingway 'La buena vida', que sigue siendo mi compañero fiel en las últimas noches, me ofrece un ejemplo para explicarme. El escritor americano decía que, cuando en una película el mejor actor es Errol Flynn, se convierte en la mayor enemiga de sí misma. Pues eso.

Poner a un atribulado Fran Yeste de director de una orquesta necesariamente desafinada era la penúltima barrabasada que le tenían preparada. La última pudo producirse en el entrenamiento previo al viaje. Ahí estuvo cerca de acabar la historia del '10' en su equipo de siempre. Lo sucedido el sábado en Lezama entra directamente en el terreno de lo escandaloso. El rubio de Basauri está muy tocado anímicamente. Es una sombra del jugador que puede ser. Un alma en pena. Quisieron borrarlo del viaje pero él dio un paso al frente y ahora le dan caña por su exceso de individualismo en Almería. ¿En qué quedamos? Curiosa forma tiene esta gente de recuperarlo para la causa. Porque supongo que ese es el objetivo... ¿o no? Sólo lo inminente del decisivo duelo copero, y lo mucho que nos jugamos en Gijón, me invita a aplazar un comentario a la altura de estos Pepi, Lucy y Bom que reinan a sus anchas en Lezama, en donde se está rodando, de puertas adentro, una de Almodóvar. Aquí la movida no es madrileña. Es utrerana. El momento escogido para darle una puñalada que pudo ser mortal, en vísperas del partido del año, es maquiavélico. Pero lo que están haciendo con un talento formado y forjado en Lezama desde niño no tiene nada que ver con el fútbol. Ni con la noche, ni con el día. Lo fácil, insisto, no es sinónimo de lo justo. Vuelvo a Hemingway cuando decía que la única munición contra la mentira es la verdad. Pero añadía que no hay munición posible contra la calumnia. Sobre todo cuando es abonada desde dentro. Será impopular o poco recomendable hablar de ciertas cosas en según qué momentos, pero me rebelo ante las injusticias, Ganar al Sporting es lo más importante. Pero ganar no lo es todo. No en el Athletic. Este no es gure estiloa. El silencio, para los corderos.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios