canal Athletic
Actualidad
Los médicos buscan sin éxito las causas que provocan que se lesione 3,5 veces más que la media de los futbolistas profesionales
12 de febrero de 2009 - 08:07
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El tormento de Ustaritz
Koikili da ánimos a Ustaritz, que se retiró con problemas físicos el pasado domingo en Valladolid. /El Correo
J. ORTIZ DE LAZCANO.-

En el fútbol moderno todo se mide. La bibliografía médica se ha convertido en una de las grandes herramientas de los doctores deportivos. Y en este apartado, casi todos los españoles miran al Reino Unido, de donde llegan los estudios más concienzudos. Joxean Lekue, jefe de los servicios médicos del Athletic, bebe también de las fuentes británicas. La estadística es concluyente: de media, un jugador de fútbol sufre entre 1,2 y 1,3 lesiones por temporada.

Ustaritz lleva siete en los dos últimos cursos y 18 desde que saltó al primer equipo en 2005-06. Su estadística es descorazonadora, 4,5 lesiones por campaña, 3,46 veces por encima de la media de los futbolistas profesionales. «Es un hecho evidente que su grado de lesionabilidad es mayor que el de otros jugadores. Es una característica propia, como tiene otras positivas, que se evidencia con números», se sinceró ayer Lekue.

El doctor salió a dar explicaciones en Lezama sobre Ustaritz después de que Joaquín Caparrós lanzara irritado el pasado domingo en Valladolid «no sé lo que le pasa a este chico, pregúntenle a los médicos». El utrerano descargó de esta forma su frustración por verse obligado a relevarle pocos minutos antes del descanso después de que el central sufriera una contractura.

Se trata de la tercera lesión muscular de la temporada, la número 16 en una carrera profesional plagada de ellas. Detrás de todo el asunto se esconde un enigma que los médicos admiten ser incapaces de aclarar. «Cada vez que se lesiona, volvemos a resetear el sistema, a valorar todo lo que puede tener alguna repercusión».

Desde la llegada de Caparrós y Lekue, en Lezama se instauró un sistema que busca la prevención de lesiones. Se fundamenta en dos pilares: se tienen en cuenta las características físicas de cada futbolista y se atienden a sus antecedentes. De esta forma, cada jugador realiza ejercicios físicos en el gimnasio antes y después de cada entrenamiento. «Es un hombre absolutamente comprometido con este trabajo», elogia Lekue.

El central insiste en las posturas que debe adoptar para que los golpeos sean lo menos peligrosos posibles y trabaja especialmente los músculos de la pierna izquierda, la que más problemas le ha dado.

Al concluir la sesión de entrenamiento, todos los jugadores realizan dosis reguladas de contracciones para conseguir una adaptación a ellas, porque los giros repentinos son la mayor causa de lesiones musculares en el fútbol. Ustaritz dedica más tiempo que sus compañeros a esta tarea.

Se ha intentado de todo. Se han realizado pruebas y estudios en Lezama y se han pedido informes a médicos de fuera del club. Cada vez que se lesiona, se analizan los factores que pueden incidir en el problema y se intenta actuar sobre ellos. Pero, admite Lekue, de momento no hay manera de cambiar la tendencia.

Una o dos semanas

Cuando se le pide al doctor que indique la causa de los problemas, asegura ser incapaz de señalarlas. Para empezar, habla de que no se trata de un único factor. De hecho, dejó una frase que refleja la impotencia que se siente en los servicios médicos. «Lo único que damos por descartado es que encontraremos una tecla que solucione la cuestión. Encontrar un sólo factor y solucionarlo es imposible».

Por el momento, Ustaritz no pierde el partido ante el Recreativo y casi con toda seguridad el de la próxima semana ante el Getafe. Padece una sobrecarga con contractura en el bíceps femoral de la pierna derecha. Los antecedentes médicos indican que con ocho o diez días de inactividad bastan. Sin embargo, Lekue asume encontrarse ante un caso singular. «Tengo que esperar a verle en acción para ser más preciso».

Ustaritz ha comenzado la travesía del enésimo periodo de recuperación. Ayer trabajó en el gimnasio con el doctor Paco Angulo. Cuando se dirigían hacia él se encontraron en el camino con el ex-jugador y ex directivo de la Federación Vasca Alberto Biota (Sestao, Alavés, Eibar y Salamanca). Ustaritz, con la mirada en el suelo, pasó de largo. Angulo se detuvo a intercambiar unas palabras de cortersía. El central le pidió que cortara y que se pusiera con él manos a la obra. Tiene prisa por recuperarse y salir del tormento.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios