canal Athletic
Actualidad
JOKIN APERRIBAY. PRESIDENTE DE LA REAL SOCIEDAD
El presidente realista analiza para EL CORREO la situación de la entidad y muestra su gran ilusión por retornar cuanto antes a Primera División
12 de octubre de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«No vemos al Athletic como una amenaza»
Jokin Aperribay posa delante del escudo de la Real Sociedad en Anoeta. / J. M. LÓPEZ
IGOR BARCIA.-

La Real Sociedad afronta su tercer año lejos de los campos de la 'Liga de las Estrellas'. Atrás han quedado los duelos ante el Madrid, el Barça y el Athletic y el conjunto guipuzcoano sufre la dolorosa peregrinación por el infierno de Segunda. Un camino que, para sus dirigentes y aficionados, se está alargando demasiado y que derivó en una situación económica que a punto ha estado de hacer desaparecer la entidad. Con el horizonte monetario ahora un poco más claro, Jokin Aperribay, su presidente, sólo piensa en el ascenso a Primera División. En una entrevista concedida a EL CORREO, el máximo responsables del club hace un repaso a sus ocho meses de gestión y desgrana sus ilusiones tras un gran arranque de temporada, que continuó ayer con una justa victoria ante un poderoso Salamanca (2-0) que le aúpa al liderato. Lo ha conseguido con un equipo muy joven y formado en su mayoría por futbolistas cocinados en el horno de Zubieta. «La Real siempre ha sido un club de cantera», proclama Aperribay, orgulloso de que 17 de los 23 jugadores de la plantilla sean productos de la casa. El presidente habla de las «correctas relaciones» que la entidad mantiene con el Athletic y, pese a la reciente marcha de Balenziaga, Castillo y De Cerio, asegura que «desde este consejo no vemos al Athletic como una amenaza».

-Como ya hicieran la semana pasada ante el Numancia, ayer contra el Salamanca su equipo jugó con diez canteranos en el 'once'. ¿Es un motivo de satisfacción?

-La Real siempre ha sido un club de cantera: de 23 jugadores en la plantilla, 17 son de Zubieta. Estamos identificados con ella y que se dé el caso de que diez jugadores de once sean de la cantera se va a repetir a lo largo de la temporada.

-¿Y esa apuesta por la cantera es por necesidad o convicción?

-Por las dos causas. Si no tienes necesidad te puedes permitir otras alegrías, pero la inversión en Zubieta es fundamental en la filosofía del club. No puedes poner el dinero en tu cantera y luego despilfarrarlo. Tienes que ser consecuente.

-¿Se había perdido en los últimos años esa esencia del club de apostar por los jóvenes?

-La esencia no estaba perdida, los jugadores, entrenadores, el sistema de trabajo... Todo está ahí y ahora lo que tratamos es de tenerlo en cuenta. En momentos determinados se podía haber perdido de vista, y con la trayectoria de los últimos años se puede llegar a esa conclusión. Pero si se analizan los años en los que la Real, por ejemplo, ha sido segunda, se puede pensar que se estaba acertando con la filosofía de realizar fichajes. Lo que sí está claro es que hay que ver las posibilidades, el presupuesto y ser cautos.

-No están las cosas para despilfarros.

-Ni aquí ni en ningún sitio. La economía de la Real es de las más saneadas del fútbol español, pero está claro que cuando un equipo está en Primera y baja a Segunda pierde muchos ingresos y mantiene la estructura, con lo cual esa combinación es complicada y es muy difícil de atajar ese desfase.

-¿Por qué ha llegado la Real a esta situación?

-Hay que ver cuántos equipos estuvieron luchando por la permanencia el pasado año, y fueron muchos. Eso quiere decir que está todo muy igualado. Parecía que por historia, por nombre y por afición no se podía bajar, pero nos tocó. ¿La acumulación de errores? Puede ser que la suma de los factores nos llevara a Segunda, pero esta situación que vivimos ahora nos tiene que dar más fuerza de cara al futuro, a identificarnos con el club, a mantener la unidad y a luchar por salir adelante.

-Su llegada al club fue bastante desagradable, con unas imágenes de gran tensión e incidentes en su toma de posesión.

-Fue un momento complicado, no es de buen gusto tener que ser escoltado por la Ertzaintza. Eso no es la Real. En un club como este nunca se había dado. Es cierto que puede haber puntos de desencuentro, de discusión, pero de ahí a que se den esas situaciones... Eso no es la Real.

-¿Se ha calmado al menos esa crispación?

-En este club no hay crispación. La afición está con el club, con el equipo, te das cuenta cuando hablas con la gente, cuando ves el apoyo que tiene a lo largo de la provincia... Me he encontrado con muchísima fuerza, muchas ganas de apoyar y de resolver esta situación.

-¿Ha servido el Centenario como mecanismo para reforzar la unidad?

-Ha servido para ver lo que une este club dentro de la provincia. Es un motor de ilusión y ha sido un punto de reflexión para todos. Una especie de parón en medio de la vorágine en la que nos hemos visto envueltos para ver dónde estamos y darnos cuenta de lo que representa esta entidad. Creo que esta reflexión va a servir de punto de apoyo y de impulso.

-¿Uno de los peligros de caer al pozo de Segunda es que los niños busquen a sus ídolos en otros equipos?

-No creo que sea un problema de Segunda, sino de la diversificación que hay para acceder a todo tipo de partidos. Hoy en día puedes ver competiciones de todo tipo, y eso hace que los chavales puedan ver otros equipos. Pero un momento como éste, como el que estamos viviendo, compromete a la gente y la gente guipuzcoana está muy comprometida con la Real.

-La pasada semana más de mil personas acompañaron al equipo a Soria. Eso es un paso adelante, ¿no?

-Lo que se vivió en Soria fue muy importante. Ya desde el sábado se veía mucha gente por las calles de la ciudad y eso demuestra que la afición está viva. Yo creo que siempre ha estado ahí, lo que no podemos pretender es que aplauda los fallos.

Sin problemas

-Cambiemos de asunto. ¿Cómo son sus relaciones con el Athletic?

-Absolutamente normales. Hay muchos puntos de trabajo que pueden ser comunes para Athletic y Real, como pueden ser los derechos televisivos, y otros puntos que no son de encuentro, como es la formación de jugadores. Las relaciones son cordiales. Tampoco conozco las situaciones que se han producido en el pasado, cuando se rompieron las relaciones entre ambos clubes. Yo lo que puedo decir en el tiempo que llevo y en el trato que tengo con Fernando García Macua es que la relación es correcta y hay máximo respeto entre ambas instituciones.

-Estando en Segunda, ¿el Athletic es una amenaza mayor para la Real?

-No, desde este consejo de administración nunca hemos visto al Athletic como una amenaza. Cada club defiende sus intereses, sus parcelas, pero no lo consideramos como una amenaza, a pesar de que se ha producido la marcha de dos jugadores como Castillo y De Cerio. Mire, lo que la Real pretende y quiere es que los mejores jugadores guipuzcoanos jueguen en la Real. Esa es la máxima que aplicamos y yo creo que eso se cumple en estos momentos. La cantera guipuzcoana está demostrando que funciona.

-¿Y ha sentido en este tiempo la presencia rojiblanca en torno a Zubieta?

-El Athletic tiene afición a venir a Zubieta a fijarse en los jugadores de nuestra cantera. Nosotros estamos muy orgullosos de nuestros futbolistas, de nuestra cantera. Tenemos que seguir trabajando con ella, y a partir de ahí, fortalecer la situación y poner las mayores trabas posibles para evitar las fugas. Pero no podemos estar siempre pendientes de lo que haga o deje de hacer el vecino, tenemos que estar preocupados de nuestro trabajo.

-¿Hay algo que se pueda hacer para cerrar la cantera y evitar amenazas externas?

-Es complicado cerrar la cantera, y por eso se producen fugas. En lo que hay que poner un gran esfuerzo es en fidelizar. Que la unión y el compromiso de todos puedan provocar que haya muchos jugadores que quieran quedarse en la Real.

-¿Ha hablado de esto con Macua?

-La verdad es que cuando nos encontramos no mantenemos este tipo de conversaciones.

-Ahora que el Athletic va a construir el nuevo San Mamés, ¿la Real va a pedir lo mismo para Anoeta?

-La Real Sociedad tiene una reivindicación histórica con el campo. Aspiramos a ser mejores, a tener mejor campo, a que San Sebastián y Guipúzcoa estén más presentes en Europa. Tenemos en el horizonte la posibilidad mundialista y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para estar allí. Además, creo que hay una deuda histórica con Guipúzcoa y sería impensable que por segunda vez nos quedaramos fuera de un Mundial.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios