canal Athletic
Actualidad
Athletic Historias continentales
Hace ahora 53 años la Copa de Europa emparejó a los rojiblancos con el equipo de Puskas, que vivió una auténtica película de intriga por el continente mientras la Unión Soviética invadía Hungría
23 de noviembre de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La fabulosa historia del Athletic-Honved
JON GARAY.-

Hay historias muy especiales que merecen ser contadas. La eliminatoria que dirimieron el Athletic y el Honved en 1956 es un ejemplo de este tipo de relatos. En él se entremezclan asombrosamente el fútbol; los tanques soviéticos; 26 exiliados viajando por Europa mientras su país sufría una invasión; un portero que se lesiona, es sustituido y vuelve al partido, y una gira por Sudamérica que hizo peligrar la presencia de Brasil en el Mundial de 1958. En definitiva, una historia que merece ser contada.

La temporada 1956-57 fue la del debut del Athletic en la Copa de Europa. En la primera eliminatoria, los hombres de Daucik eliminaron al Oporto y en la segunda debían hacer frente al Honved. En el equipo del ejército húngaro militaban figuras como Puskas, Bozsik, Kocsis y Czibor, que con la selección magiar habían ganado los Juegos de 1952 y habían llegado a la final del Mundial de 1954. En medio, hicieron historia con el memorable 3-6 endosado a Inglaterra en Wembley y el demoledor 7-1 conseguido en Budapest. En definitiva, el Athletic se enfrentaba al «mejor equipo del mundo».

El partido de ida debía disputarse en la capital húngara el 7 de noviembre, mientras que la vuelta tendría lugar en San Mamés el 22 del mismo mes. Sin embargo, un acontecimiento político convirtió esta eliminatoria europea en una auténtica odisea: el 22 de octubre estallaba en la capital húngara la revolución contra el gobierno comunista ante la inquisitiva mirada de Yuri Andropov, en ese momento embajador en Hungría y posterior líder de la URSS. La reacción del Kremlin fue contundente. El 4 de noviembre, sus tanques irrumpieron en Budapest prestos a acabar con todo atisbo de rebelión.

Dos días antes de esa fecha, 26 hombres salían de Hungría dejando atrás a sus familiares. Sin dinero en sus bolsillos, comenzaron una gira de partidos que en el caso de Puskas no terminaría hasta 1981, cuando por fin pudo regresar a su país. Alemania, Bélgica y Francia fueron las estaciones de paso de este peregrinar. En el último de los mismos, la expedición acudió a la Asamblea Nacional para recibir el caluroso recibimiento de los parlamentarios franceses.

Una de espías

Ya era evidente que el primer encuentro no podría disputarse en Budapest. San Mamés acogería la ida el día 22; la vuelta quedaría establecida más adelante. Los «fenómenos húngaros» llegaron a Hendaya el 19 de noviembre. Como en las películas de espías, se decidió que el delegado húngaro llevaría un periódico en su mano para que pudiera identificarlo el representante del Athletic. Junto a él acudió un emisario del Barcelona, que perseguía contratar un partido amistoso contra aquella fenomenal escuadra.

Por fin se podía ver de cerca a los «ases húngaros». El más célebre, Puskas, sobre cuya muerte se había especulado antes de la huida de Hungría, parecía «más un comerciante que un futbolista superclase», decía el cronista de EL CORREO. Muy distinto era el aspecto de Czibor, angustiado porque había dejado atrás a sus tres hijos. «Algún jugador, si por él fuera, regresaría ahora mismo», decía el jefe de la expedición magiar.

El día D llegó y el Athletic se impuso en un gran partido por 3-2. Un gol anulado a última hora podía haber mejorado un resultado no especialmente alentador. Puskas, como reconoció él mismo, no había estado brillante y era probable que en la vuelta su actuación no fuera la misma. Así fue. Tras especularse con que el segundo encuentro se disputaría en Valencia, París o Madrid, el lugar elegido finalmente fue Bruselas. La fecha, el 20 de diciembre. ¿Qué haría el Honved hasta entonces? La respuesta, seguir con la gira iniciada a principios de noviembre.

Los encuentros en España sirvieron para acrecentar la leyenda de este viaje. El primero, saldado con un empate a cinco, les enfrentó a un combinado del Real Madrid y el Atlético en el que figuraron Di Stéfano, Gento y Joaquín Peiró. El segundo, consecuencia directa de las gestiones de José Samitier en Hendaya, les llevaría a reencontrarse en Barcelona con un compatriota igualmente legendario, Ladislao Kubala. La victoria magiar por cuatro goles a tres fue lo menos importante ante tan emocionante reencuentro. En el tercer y último amistoso en España se produjo otro hecho inaudito: Betis y Sevilla unieron sus fuerzas para hacer frente a la potencia húngara y ganaron por un seis a dos.

Mientras el Honved disputaba varios encuentros más en Italia, dos hechos dieron un nuevo giro a los acontecimientos. El primero fue un contrato para disputar varios amistosos en Sudamérica entre enero y marzo. Su marcha implicaba que, en caso de superar al Athletic, la ronda de cuartos de final debería ser aplazada hasta el regreso de la expedición a Europa. Esta circunstancia provocó la airada reacción de periódicos como 'L´Equipe' y 'Marca', que consideraban que la competición no podía esperar a que el Honved cumpliera con lo que no dejaban de ser unos partidos amistosos. El segundo es que la situación en Hungría empeoraba por los enfrentamientos entre los obreros húngaros y las tropas de ocupación, que ya habían restablecido el gobierno prosoviético.

Czibor, portero

La niebla cubría el estadio Heysel aquel 20 de diciembre de 1956. El comienzo del 'match' fue trepidante. El Athletic se adelantó en el minuto tres por medio de Merodio, pero sólo cuatro después empataba el Honved. La eliminatoria siguió abierta hasta que en el minuto 13 de la segunda parte se produjo el hecho que decidió el partido: Arieta chocó contra Farago, el meta húngaro, que se retiró lesionado. Czibor se embutió el jersey rojo del guardameta y ocupó la portería. Veinte minutos después, el Athletic ganaba ya por 1 a 3 gracias a los goles del propio Arieta y el segundo de Merodio. Lo sorprendente del caso es que el meta volvió al campo para jugar los minutos finales, en los que el Honved igualó el marcador.

La eliminatoria se había decidido y sería el Athletic el que se viera las caras con el Manchester United en la siguiente ronda. Sin embargo, la epopeya del Honved estaba lejos de terminar. Ya con algunos familiares a su lado y con la amenaza de una sanción de dos años para los futbolistas que no regresaran, la mayor parte de la expedición decidió seguir adelante. Tras pasar las Navidades de aquel año disputando amistosos en Alemania e Italia, el Honved partió hacia Brasil. En el más importante de los partidos jugados, 90.000 espectadores, entre ellos el presidente de la República, Juscelino Kubitschek, se reunieron en Maracaná para presenciar el enfrentamiento con el Flamengo. El marcador reflejó un espectacular 6 a 4 a favor de los brasileños.

La situación, sin embargo, se había complicado más si cabe. El 19 de enero la FIFA había prohibido a los clubes sudamericanos jugar contra el Honved e incluso se planteó la posibilidad de prohibir la participación de Brasil en el Mundial de 1958, el de la eclosión de Pelé. Y peor todavía: el 28 de enero, la Policía húngara detuvo a las mujeres de cuatro de los futbolistas cuando intentaban salir del país. La aventura tocaba a su fin. De vuelta en Europa, y tras repartirse los 70.000 dólares recaudados en Sudamérica, buena parte de la expedición decidió regresar a Hungría. Los menos, como Puskas, Czibor y Kocsis, debieron penar con los citados dos años su resistencia para poder fichar por el Real Madrid, el primero, y por el Barcelona, los dos últimos. Así termina un relato que comenzó como un simple partido de fútbol y se convirtió en una historia de leyenda.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios