canal Athletic
Actualidad
ATHLETIC
Regresó al 'once' casi cuatro meses después y lo celebró con un bellísimo tanto que no sirvió de nada
15 de febrero de 2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El gol más amargo de Gabilondo
Gabilondo es objeto de falta en El Madrigal. :: LUIS ÁNGEL GÓMEZ
J. O. LAZCANO.-

Joaquín Caparrós decidió en Villarreal colocar a Igor Gabilondo en el 'once' y dejar a Muniain en el banquillo. El guipuzcoano es un jugador que llevaba casi cuatro meses sin ser titular (desde el 25 de octubre en Getafe). La aparición del donostiarra perseguía reservar al joven de 17 años para el encuentro del Anderlecht. Y el centrocampista tenía que afrontar un gran reto. Vive su temporada más complicada, con apenas cinco partidos como titular y con serio riesgo de cerrarla como la que menos ha jugado desde que llegó cuatro cursos atrás. Por el momento, su peor marca eran los 23 partidos del anterior curso. Ahora lleva 18, muy lejos de su mejor registro, los 34 encuentros del año de su llegada.

Juega tan poco que es casi una figura a descubrir. Tiene vocación de artista y ya se sabe que la magia es imposible de programar. Cuando le salió a la perfección un doble regate en el centro del campo al poco de comenzar se entendió que estaba inspirado. Tras el 1-0 del Villarreal, el Athletic se encontró con un repentino sentido de la urgencia. A los 24 minutos apareció el donostiarra para sorprender con un magnífico zurdazo que hechizó a compañeros y rivales, empezando por Diego López, quien no se esperaba un disparo ajustado por la escuadra de su palo corto.

Fue una jugada en la que Gabilondo, al que Caparrós considera una pieza importante y por eso pidió su renovación este verano (hasta 2011), engañó a todos. Tenía tres opciones: pasar en corto, centrar al área o disparar. Eligió la más inesperada y ahí está la clave de su gol, el decimosegundo desde su llegada, el primero en esta campaña.

Gabilondo no era un hombre feliz al concluir el partido pese a su brillante rendimiento. Marcó su gol más amargo. «Ha sido un golazo, pero no sirve de nada. Por eso me voy triste. Tuvimos el partido controlado, llevamos la iniciativa en gran parte de él y merecimos más, pero nos faltó suerte», resumió.

Un jugador especial

Es un jugador especial. Pese a tener un físico importante, tiene regate y ligereza para escurrirse y meter centros precisos al área o golpear con magia desde lejos con precisión, como hizo en Villarreal. Tiene lo que muchas veces se echa de menos en este equipo, toque de calidad. Aunqaue tiene un 'pero' que le persigue. Se apaga mucho en el campo y a veces compromete así su buena tarea en otras fases de los partidos. No sucedió en El Madrigal, donde hizo honor a su condición de jugador de clase. Se creció porque era consciente de que su rendimiento marcará lo que le sucederá a partir de ahora.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios