canal Athletic
Actualidad
ATHLETIC
El consejero de Interior recuerda que el partido estaba catalogado de «alto riesgo» y que el operativo de seguridad tenía 200 agentes
20 de febrero de 2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ares dice que la actuación policial fue «proporcionada», pero admite que hubo fallos
Las agresiones se sucedieron al término del partido.
I. BARCIA.-

Una de las sensaciones que quedó en el ambiente de San Mamés respecto a los graves incidentes del final del encuentro fue que el operativo de seguridad para controlar a los hinchas belgas más radicales no estuvo a la altura. Así también lo sintió Fernando García Macua, cuando al término del encuentro y desde el palco, todavía en caliente, censuró la actitud «pasiva» de la Ertzaintza, según sus palabras. Ayer, el presidente del club rojiblanco suavizó sus manifestaciones, que recibieron la respuesta del Gobierno vasco. Rodolfo Ares, que intervino en Vitoria ante la Comisión de Interior del Ejecutivo autónomo, aprovechó su comparecencia para replicar a Macua y asegurar que el operativo de seguridad dispuesto para el encuentro del jueves en San Mamés «fue proporcionado y suficiente».

En concreto, el consejero de Interior se refirió a que desde antes de la disputa del encuentro se habían tomado las medidas necesarias para evitar altercados, ya que el choque frente al Anderlecht estaba catalogado «de alto riesgo», tal y como recordó Ares. «En el dispositivo participaron unos 200 agentes, y se reforzó al máximo la presencia policial tanto en el campo como en los alrededores», dijo el consejero, quien recalcó que «no hubo falta de previsión; la Ertzaintza cumplió con su obligación y tomó las medidas necesarias». De todos modos, Ares reconoció que tras lo visto al término del encuentro algo había fallado, «por lo que será necesario revisar todo el operativo» para corregir errores de cara al futuro. Asimismo, el consejero de Interior del Gobierno vasco, quien culpó de los graves incidentes a «hinchas borrachos, violentos y ultras», avanzó que ya se había puesto en contacto con Fernando García Macua «para analizar todos los datos de que disponemos y que cada uno adopte las decisiones que crea oportunas».

Zanjar las críticas

Con su comparecencia ante los medios, Ares trató de zanjar las críticas que se vertieron desde la directiva del Athletic al término del encuentro, respecto a la tardanza de los agentes de seguridad para acceder al terreno de juego ante la invasión y agresiones, así como desde grupos políticos como EA y PP, que pusieron en duda la idoneidad del dispositivo. Desde el departamento de Interior se explicó que en un momento de tanta tensión como el que se estaba viviendo en La Catedral, la Ertzaintza dio prioridad a «garantizar la máxima seguridad de los sistemas de desalojo del campo y el entorno». El principal objetivo fue vaciar con la máxima agilidad las gradas del campo, debido a la lluvia de objetos que estaba cayendo de las tribunas superiores a la zona que ocupaban los seguidores belgas. Ante esta situación y con el añadido de los conatos de peleas que comenzaban a darse entre aficionados, los ertzainas priorizaron el desalojo del graderío.

Asimismo, desde la consejería de Interior se recordó que sí se tuvieron en cuenta los incidentes que se produjeron antes del encuentro en los aledaños del campo. En concreto, se pidieron refuerzos para controlar a los seguidores del Anderlecht, a tenor de las detenciones que se llevaron a cabo en la calle y tras los incidentes provocados en los primeros minutos de partido tras la portería que ocupaban los aficionados belgas.

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios