canal Athletic
Actualidad
LA PRÓRROGA
Jon Pascua, quien trabajó en el Athletic, entrena a los porteros del líder de la Liga del país del Mundial
24 de octubre de 2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un bermeano en Sudáfrica
Pascua junto a Baloyi, el mejor portero de Sudáfrica. :: E. C.
J. ORTIZ DE LAZCANO | .-

El ruido del vestuario. Eso es lo que más le llama la atención a Jon Pascua (Bermeo, 38 años), entrenador de porteros del Mamelodi Sundewens de Pretoria, líder de la Liga sudafricana tras la disputa de cinco partidos, cuatro de ellos ganados y uno perdido. Pascua aterrizó en la capital administrativa del país del Mundial el pasado verano, dos años después de abandonar su puesto de entrenador de porteros del Bilbao Athletic.

«Hay mil cosas que contar», narra al otro lado del teléfono. Empiece por la que más le ha llamado la atención. «Todo es ruido. Todo es música. Cuando nos dirigimos al campo a los jugadores les gusta aporrear las ventanas del autobús. Antes de los partidos se ponen a cantar y bailar en el vestuario. Es su forma de motivarse». Y luego, el recogimiento. «Rezan muchísimo, antes de entrenarse, antes de jugar, después... Lo agradecen todo».

Su llegada a Pretoria casi fue una salida a la desesperada. Era entrenador de porteros en el Bilbao Athletic y responsable de la metodología de esta demarcación en la cantera. «No contaban conmigo para mantener esas funciones al año siguiente y me fui». Por no estar parado, recaló en el Badajoz, entonces en Tercera.

Hasta que recibe una llamada de Miguel Martínez, un vigués que había trabajado en el departamento de readaptación del Athletic, que como él abandonó el club rojiblanco en 2008. El gallego viaja a Sudáfrica como segundo de Antonio López (Pozoblanco, Córdoba, 53 años), ex técnico de Bolivia, Valencia, Celta y Tenerife, entre otros, y que se queda al frente del equipo tras la marcha de Hristo Stoichkov, de quien era ayudante. «No tenía otra cosa», admite, «y como no tengo ataduras familiares me lancé a la aventura».

No llegó a cualquier sitio. El Mamelodi tiene cinco internacionales que jugaron el Mundial con Sudáfrica, ha ganado ocho Ligas, la última en 2006-07, y juega este año en la 'Champions' africana, torneo en el que debuta en enero. Su presidente, Patrice Motsepe, es un magnate de la minería vinculado al Congreso Nacional Africano (ANC) de Nelson Mandela. Pese a haber nacido en el mayor gueto del apartheid, Soweto, en 2008 apareció en el puesto 503 en la lista Forbes de los millonarios del mundo. La revista le bautizó como 'El príncipe de las minas' después de que su empresa facturara 800 millones de euros en 2007. «Ya nos ha sucedido estar reunidos con él, recibir una llamada y excusarse diciendo que debe tomar un avión privado con destino a Pekín o Nueva York».

El club se fundó en una de las barriadas que el Gobierno del apartheid destinó a los negros en Sudáfrica y que hoy acumula un millón de habitantes. El deporte divide aún hoy al país. Los blancos practican el rugby y los negros, el fútbol. «Las plantillas aquí son muy amplias. Nosotros tenemos 32 jugadores. Entre ellos tenemos cuatro blancos, dos de ellos porteros, pero es un porcentaje muy elevado para lo que se estila. Si entre los 18 convocados de un equipo hay dos blancos, es mucho. Y en el estadio, menos. Veo los partidos desde la tribuna. En el último de ellos se reunieron 30.000 personas y no recuerdo haber visto un blanco en las gradas», explica Pascua.

La sudafricana es la Liga más profesional del África subsahariana, el reclamo para jugadores del entorno. El técnico bermeano cuenta con otros cinco internacionales en su equipo, tres de Zimbabwe y dos de Mozambique. «Cada vez que hay partidos internacionales es tremendo. No sabes ni cuándo van a estar de vuelta». El eterno problema del fútbol africano, la falta de organización. «En el día a día, aunque intentan mejorar, están aún muy lejos de Europa. Los medios son limitados y el juego es muy de ida y vuelta. A nosotros se nos considera el equipo que mejor trabaja el aspecto táctico».

Si hay algo que se le ha pegado a Pascua del espíritu africano es no hacer planes a largo plazo. ¿Cuánto tiempo se quedará ahí? «No tengo ni idea. Es una experiencia tan apasionante que no quiero que se agite con pensamientos sobre el porvenir».

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios