canal Athletic
Actualidad
ATHLETIC
La última victoria del Athletic en el Bernabéu, en 2005, fue un ejercicio de solvencia sellado por Del Horno e Iraola
16 de noviembre de 2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Así ganaron al Madrid
Del Horno y Yeste celebran el primer gol del Athletic, marcado por el gallartino. :: IGNACIO PÉREZ
ROBERT BASIC | BILBAO..-

Han pasado cinco años, ocho meses y 28 días desde la última victoria del Athletic en el Bernabéu. El 19 de febrero de 2005, al filo de las diez de la noche, Aranzubia y Ezquerro se fundieron en un sincero abrazo sobre el césped mientras el resto de sus compañeros saludaban a un grupo de aficionados vestidos de rojo y blanco. Testigos de un triunfo contundente, que apagó las estrellas de la galaxia. Más pequeña que nunca, limitada, humanizada por un grupo de hombres decididos a competir y a tumbar a Goliat. Transformaron en sudor la colonia de Beckham, mojaron la pólvora de Raúl, limitaron la magia de Zidane y domaron al ogro Gravesen. Los leones sellaron un triunfo solvente con Iraola y Del Horno como ejecutores.

Aquel Athletic de Valverde, en plena ebullición y de corte europeo, derrotó al Madrid de Luxemburgo (0-2) porque fue al Bernabéu sin complejos y con confianza. No se asustó con tanto nombre, tanto adjetivo cósmico, e invitó a su rival a competir. De igual a igual. Pues bien, los rojiblancos les superaron en casi todo e incluso vieron cómo el árbitro, Moreno Delgado, no daba por válido un gol de Orbaiz. Salvo el titubeo inicial, hasta lógico en un escenario que infunde respeto, el Athletic supo qué hacer en cada momento para llevarse los tres puntos y, de paso, despojar de ese halo de divinidad a los madridistas. EL CORREO llevó la hazaña bilbaína a la portada del día siguiente y contó de esta manera los 94 minutos de batalla en el coliseo blanco.

«La robusta confianza en sus posibilidades que mostró durante todo el partido el equipo rojiblanco desconcertó al Madrid, al que endosó su primera derrota en Liga desde la llegada hace siete partidos de Vanderlei Luxemburgo. El brasileño ninguneó al Athletic al mostrar con una alineación la que reservaba a Raúl, Ronaldo y Zidane -entraron en la segunda parte- que pensaba más en la Juventus que en los bilbaínos. El ataque blanco arrancó con Owen, muy efectivo en 20 minutos pero sin nada que decir en un partido completo, y con Guti, un jugador que ya no sabe ni lo que es».

«Dar un salto de calidad»

Ya no están Aranzubia, Etxeberria, Ezquerro, Del Horno, Prieto, Yeste, Tiko, Murillo... los ocho titulares de aquel día, además de Gurpegui, Iraola y Orbaiz. Y en el Real Madrid solo continúa Casillas de los catorce futbolistas que entonces se midieron al Athletic, y perdieron. Ahora los rojiblancos irán al Bernabéu con Iraizoz, Llorente, Susaeta, Muniain, San José, Javi Martínez..., mientras que los blancos saldrán con Cristiano, Higuaín, Di María, Özil, Xabi Alonso, Ramos... Diferentes nombres y la misma rivalidad de siempre entre dos clubes que se respetan. «Nos hace falta dar un salto de calidad (...) Y siempre hay algo que nos lo impide», apunta Joaquín Caparrós en la entrevista que publica hoy este diario.

Y seguía la crónica:

«El Athletic sabía que si quería llevarse algo del Bernabéu era necesario que no le temblaran las piernas. Hubo indecisiones en defensa en el arranque del partido, pero los rojiblancos siempre se mostraron muy disciplinados, con una gran fortaleza anímica y perseverancia. Los de Ernesto Valverde unieron todas estas cualidades para sujetar al ogro blanco y añadieron determinación para salir como balas hacia arriba. Solo faltaba marcar. Lo hizo el Athletic en la primera mitad gracias a un disparo espléndido de Orbaiz que botó en el larguero de Casillas y entró dos palmos en la meta merengue. No fue un gol fantasma, sino un golazo -el árbitro no lo vio-. Como ya le sucedió en el polémico penalti de Riazor, los bilbaínos sintieron de nuevo que la vida era injusta con ellos».

El partido del próximo sábado brindará al Athletic una nueva oportunidad de hacer algo memorable en el Bernabéu. El equipo solo ha ganado cuatro veces en los últimos 25 años en el coliseo blanco y la victoria de 2005 debe servir de referencia, de que la empresa es posible. Como muestra, el final de aquella aventura del 19 de febrero...

«Con un rival sin recursos y que no asustaba, apareció Del Horno. El gallartino tiene días horrorosos, como el otro día ante el Betis, pero es maravillosa la forma en la que ejerce tanta influencia en el ataque del equipo desde un puesto tan marginal para la ofensiva como el de lateral izquierdo. El de ayer es el quinto gol que endosa al Madrid. En el corazón de los hinchas quedará grabada para siempre otra gran jugada. Ezquerro asistió muy bien a Iraola, que recibió la pelota en el área tan relajado que parecía sentirse cómodo ante la situación. Control, sutil toque y remate por bajo ante la salida a la desesperada de Casillas». Era el 0-2 definitivo y, según el cronista, «una de esas alegrías tremendas que se reservan para las grandes ocasiones». Para un sábado cualquiera...

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios