canal Athletic
Actualidad
schalke 04, 2-athletic, 4
El cuadro rojiblanco exhibe su fútbol de ataque más contundente ante un potente Schalke 04 y ya huele la semifinal
29 de marzo de 2012
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El Athletic asusta en Europa
Iraola abraza a Llorente tras el primer gol del Athletic. / Borja Agudo
JUANMA MALLO | BILBAO.-

Las semifinales ya están más cerca. El Athletic ya las roza. Las huele, tras un partido en el que ha exhibido su contundencia ofensiva, una pegada que en algunos duelos le ha faltado pero que le ha acompañado frente a un potente Schalke 04 liderado por el incombustible Raúl (2-4). Si este equipo rojiblanco maravilló en una noche de ensueño en Old Trafford, con una de las mejores obras de arte que se han presenciado en la época reciente del fútbol continental; en Alemania han asustado al Viejo Continente con su capacidad para destrozar al oponente con una pólvora propia de los grandes campeones, de esas escuadras que copan las más altas posiciones de los diferentes campeonatos del mundo del balompié. No ha ganado con su mejor juego, es cierto, pero sí porque ha sido más efectivo, más listo, y más práctico en un Veltins Arena entregado a los locales. Ha barrido a su oponente. A pesar de las horas de vuelo acumuladas en sus piernas, los bilbaínos se han dejado hasta la última gota de sudor para, con pundonor y coraje, hacer seguir soñando a su entregada hinchada. Europa ya le había visto al Athletic rozar la perfección, y ahora ha observado como un 'killer'. ¡La semifinal está más cerca con otra noche mágica!

Y eso que el Athletic se pareció en el inicio más al de los últimos encuentros, a ese equipo sin chispa. El Schalke 04 le ha robado el balón y ha impedido a los vizcaínos situarse en el pobre césped del Veltins Arena. Los alemanes plantearon bien el partido, sin dejar respirar a un cuadro rojiblanco que volcó su mayor peligro en la banda derecha, con Óscar de Marcos como estilete para el cuadro de Marcelo Bielsa. Pero la escuadra minera era la que mandaba en este choque de cuartos de final en un estadio a rebosar, pintado de azul (color de los teutones), con poco más de mil aficionados bilbaínos. Los visitantes comenzaron fríos (y mantuvieron esa tónica en la primera mitad) y los hinchas tampoco se dejaron oír con tanta superioridad como ocurrió en Manchester hace tres semanas.

A pesar de que la posesión era del Schalke 04, con un ataque muy activo, que daba miedo, con Huntelaar como referencia y un Raúl estajanovista, la primera ocasión clara de la noche llevó el nombre habitual en el Athletic: Fernando Llorente. El campeón del mundo ha cazado un centro de Herrera en el minuto 10 por la derecha, pero el disparo se le ha ido un poco alto. De inmediato, ha llegado la primera oportunidad para los alemanes, de Huntelaar, que también se marchó fuera por muy poco, besando el palo izquierdo de Iraizoz. Si los de Hubb Stevens estaban activos, en ese momento han metido una marcha más al encuentro. Volcados sobre la portería de Gorka Iraizoz.

En esta ocasión, sin embargo, tanto ir el cántaro a la fuente… Que se rompió en la portería de Hildebrand. En una espléndida jugada de De Marcos por la derecha, el Athletic ha logrado adelantarse con un tanto de Llorente, enchufado y activo, nada que ver con su deambular del domingo contra el Sporting. El de Laguardia ha entrado en el área como un rayo, le ha dado el balón a Susaeta que ha rematado en semifallo. El meta local ha rechazado un balón que le ha caído el riojano y ha marcado tras un primer fallo. Ahí se ha notado que el Schalke 04 es un martillo en ataque, pero un flan, endeble, atrás.

Aunque aún no habían acabado los aficionados del Athletic de celebrar el tanto del riojano, cuando ha empatado Raúl. Ha sido una diana de pillo, rampiñando un centro en el área pequeña… A su estilo. Una de esas dianas del madrileño que tantas veces se han visto en la Liga. Empate en el minuto 20, y los bilbaínos se convertían en el quinto cuadro al que el ‘7’ ha marcado con el Madrid y con su nuevo equipo, ese del que se ha convertido en un ídolo en tan sólo un año y medio. Es el capitán, el más aplaudido por su entrega.

Igualada y gracias en el descanso. Porque desde el gol de Raúl las ocasiones más peligrosas se han sucedido en la portería de Iraizoz. A veces, por la falta de puntería rival, otras por una acertada actuación del meta navarro, o porque aparecía un jugador del Athletic, en este caso Susaeta, que sacaba el balón cuando ya se colaba. Sí, a falta de diez minutos, los rojiblancos tuvieron un par de buenas oportunidades, pero no se transformaron en gol. Llegó el descanso con alivio para los visitantes. Con gran alivio, aunque el penalti que reclaman de Llorente a Raúl es un ‘desmayo’ del madridista.

Reaccionó el Athletic, eso sí, en la segunda mitad. Fue un inicio que recordó al mejor equipo de Bielsa. Eso sí, ese empuje, ese tener el balón, la pelota al piso, duró cinco minutos. Nada más, con una ocasión tras un córner de tiralíneas sacado por Ibai Gómez, que sustituyó en el descanso a Ander Herrera. Pudo adelantarse el cuadro vizcaíno, pero pronto reaccionó el Schalke 04, que cambió de portero al descanso por lesión de Hildebrand. Papadopoulos, Huntelaar… Pero fue Raúl el que adelantó a los teutones. Marcó un golazo. Es cierto, y la 14ª que el madrileño ha endosado al Athletic ha sentado como un jarro de agua fría a los bilbaínos.

En estado de shock. Indefensos ante las acometidas de un Schalke 04 con un gran arsenal ofensivo, que antes de ese gol ya había echado el resto con la entrada de Jurado y Notlby. A Stevens no le valía ese empate para y metió más leña en el horno. Y ese gol de Raúl le dio la razón.

Pero faltaba lo mejor del Athletic. No con un juego exquisito, pero los bilbaínos han sabido ponerse el traje de fajadores, de picadores, y poco a poco han ido rompiendo la mínima defensa teutona. Primero ha sido Llorente. "Si Raúl marca dos, pues yo también lo hago", ha parecido decir el campeón del mundo. Y gol. Empate, tras otro saque de esquina perfecto de Ibai Gómez. El riojano ha impuesto su poderío de cabeza en el primer palo para igualar la contienda.

Dos a dos. Resultado magnífico. Restaba aún tiempo. Podía ser que los ‘azules’ anotasen, sí. Pero ha surgido la peor versión de la débil zaga alemana. En una jugada con varios rechaces, balón para ti, que no que para mí, De Marcos ha sido el más listo de la clase y ha puesto el tercero en el marcador para el Athletic. El mismo resultado que en Old Trafford. Antes, Papadopoulos le ha robado la cartera a Iraola cuando iba a remtar. Luego, Ibai ha fallado solo un mano a mano. Y Huntelaar ha mandado un balón al palo. De infarto, con el Athletic y la pólvora ya cargada. Y casi les ha dado uno a los aficionados rojiblancos cuando Iker Muniain ha marcado el cuarto. Con rapidez, en una contra, el navarro ha dejado prácticamente vista para sentencia la eliminatoria. Al final, el Athletic ha arrollado. Las semifinales ya están ahí. Cerca. Se tocan con la punta de los dedos. Sí, la hinchada bilbaína puede seguir soñando. Una noche mágica, con pegada, con garra... Con un Athletic que asusta a toda Europa.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios