El Correo
Athletic Club

fotogalería

Aduriz aprieta el puño tras marcar el gol que abría el partido. / Ignacio Pérez

Bendita presión

  • El Athletic sufre para superar al Levante y mantiene al Sevilla a seis puntos

El Athletic pasa de todo. Sigue a lo suyo, a certificar esa cuarta plaza que concede el premio de la Liga de Campeones. El cuadro rojiblanco, con cierto sufrimiento final, ha ganado a un Levante que reaccionó en la segunda mitad después de una primera parte deprimente, pero que no alcanzó a los visitantes en el marcador. Los bilbaínos, de este modo, mantienen la renta de seis puntos sobre el Sevilla. Habían metido presión los andaluces a la tropa de Ernesto Valverde con su triunfo sobre el Espanyol, se habían colocado a tres puntos... Pero los jugadores rojiblancos han dado muestras de su madurez, de que no miran la clasificación más que para ver cómo luce el nombre de su equipo en la cuarta posición... Y también para comprobar que cada vez están más cerca de un objetivo impensable allá por el mes de agosto, cuando arrancó la temporada. Este grupo disfruta del don de la confianza, y de ese colchón de dos triunfos sobre su más inmediato perseguidor, un cuadro hispalense que acumula siete triunfos en los ocho últimos encuentros. Había temor a lo que ocurriese en el Ciudad de Valencia, pero los hombres de Txingurri han respondido. Quizá se pasó peor de lo esperado después de la primera mitad, aunque ahora lo que importan son los puntos. Y viajan a Bilbao tras superar la escuadra de Joaquín Caparrós. ¡Bendita presión! Que sufran los demás viendo las victorias rojiblancas, con el ímpetu de un bloque que sigue descontando jornadas al calendario.

¿Responderá el Athletic?, era una pregunta que giraba en el ambiente. Pues bien, pronto ha evidenciado el cuadro vizcaíno que así sería, aunque en la segunda mitad hubo momentos de depresión, de temerse lo peor, de tembleque. Ha empezado el conjunto bilbaíno mucho mejor que un Levante sin chispa, sin intensidad, ese signo de identidad que han llevado al conjunto de Caparrós a la salvación, con 40 puntos. Y con Muniain encendido, con ganas, los bilbaínos se han acercado con asiduidad a los dominios de Keylor Navas, el mejor jugador del mes de marzo para la Liga de Fútbol Profesional. Hubo, es cierto, un pequeño susto local, con un balón que Mikel Rico dejó franco a Xumetra, pero se quedó en eso, en un sobresalto.

A partir de ahí, pelota rojiblanca. El Levante, de paseo. Los dos mediocentros, Simao y Diop, se han dedicado a verlas venir. Ha llegado el penalti, sobre Muniain. ¿Qué pasará? Dudas. Y sorpresa cuando San José cogió el balón para lanzar. Estaba Aduriz, pero el guipuzcoano se echó a un lado. Y el central falló. TIró muy desviado. Fuera. Otra pena máxima desperdiciada. A llorar. Pero las lágrimas se secaron pronto. Cuatro minutos más tarde, tras un centro de Susaeta, la pelota le cae a Aduriz y éste fusila a la meta protegida por Navas. Tocó lo justo en Simao para despistar al costarricense. Gol. 1-0. Menos mal. Alivio.

Pero había que seguir trabajando. El Athletic buscaba sentenciar. Cualquier jugada granota... Ander Herrera no entraba en juego, pero Muniain se echó el equipo a la espalda. Se ofrecía, tiros desde fuera del área... Sin suerte. Como poca fortuna tuvo Mikel Rico cuando recibió una criminal entrada de Xumetra en el minuto 27. Sin sanción, provocó un esguince de tobillo al de Arrigorriaga, que se tuvo que retirar. De momento, se desconoce el alcance de su lesión, y su equipo notó su ausencia. Salió Morán por él... Y reaccionó Herrera. Sacó un buen centro desde la izquierda que remató Aduriz a placer. Sin oposición. Vaya defensa. Eran espectadores. Al filo del descanso, el cuarto de la Liga se convertía en más cuarto.

Había sorprendido la escasa presión del Levante, la baja intensidad, la poca garra. Tuvo que ser de ésas que siempre se recuerdan la bronca de Caparrós en el descanso. Despertó su equipo tras el paso por los vestuarios. No quedaba otro remedio. E insistió. Se acercó más a la portería de Iraizoz, casi inédito en la primera mitad, y tanto ir el cántaro a la fuente... Que San José, muy impreciso tras fallas el penalti, se marcó en propia puerta. Restaban 25 minutos. Demasiado tiempo.

Eso sí, se desperezó un Athletic un tanto grogui hasta ese momento. Hubo ocasiones para marcar a Keylor Navas. Muniain, casi siempre, en plan líder. También la tuvo Aduriz a falta de diez minutos, y Navas demostró su valía, porqué le quieren el Barça, el Atlético... Corría el tiempo. El Athletic mantenía la renta. Pero Rubén casi provoca un infarto en los aficionados vizcaínos al borde del descuento. Ya se saboreaba el triunfo, pero casi se lo roba el granota. No ocurrió. Tres puntos para el zurrón rojiblanco. 59. Seis más que el Sevilla, a falta de seis jornadas para cerrar el curso. Dos triunfos... La próxima semana ocurrirá lo mismo que ésta. Los de Valverde cierran jornada, pero les da igual. Van a lo suyo. A ganar. Bendita presión.

directo