El Correo
Athletic Club

El Athletic fuerza que el amistoso ante Osasuna se juegue en El Sadar

  • El club rojillo comunicó a la Peña Sport hace una semana que el partido se disputaría en Tafalla, pero no a los rojiblancos

El Athletic ha forzado a Osasuna a que mantenga los términos del contrato firmado entre las dos partes para el amistoso que medirá a los dos equipos el próximo miércoles. La decisión unilateral de los navarros de anunciar un cambio de escenario, de El Sadar a Tafalla, sin comunicarlo a los rojiblancos, irritó a Ibaigane. Ernesto Valverde recordó en Friburgo que «nadie nos ha dicho nada» y que él sólo trabajaba con la opción de El Sadar.

En las conversaciones mantenidas entre los dos clubes, los bilbaínos han impuesto su criterio de ir al campo de Pamplona. Tras intensas conversaciones entre las dos partes, el Athletic anunció a las 13.00 horas de ayer que «el amistoso se disputará, como estaba previsto, en El Sadar».

El contencioso comenzó a gestarse dos semanas atrás, cuando miembros de la comisión gestora que gobierna Osasuna se entrevistaron con la nueva directiva de la Peña Sport de Tafalla, presidida desde el pasado 13 de junio por Juan Antonio Cabrero. En la mesa, las deudas de los pamploneses con los de Tafalla por el contrato de club convenido, que rondan los 30.000 euros. Osasuna había firmado con el Athletic un amistoso para el próximo miércoles, pero se encontraba con el problema de que el fondo sur, el que ocupa Indar Gorri, está en obras por la avalancha sufrida en la última jornada de Liga.

Alguien, entre los dirigentes a los que por sorteo les ha tocado gestionar Osasuna, concluyó que podía hacer de la necesidad virtud. El partido ante el Athletic se trasladaba a Tafalla y, de paso, se reducía una buena parte de la deuda con la Peña Sport. La pasada semana el club de Pamplona comunicó a los de Tafalla que el amistoso sería en su campo de San Francisco, con un aforo de 4.000 espectadores. Nadie pensó que había que pedir el permiso rojiblanco. Como recordó Valverde en Friburgo, el contrato firmado entre las dos partes especifica que el escenario es El Sadar. Tampoco a nadie de los nuevos dirigentes de Osasuna se le ocurrió comunicar al Athletic el sábado el eventual cambio de planes. Un dirigente navarro se puso en contacto con su departamento de prensa y le indicó que diera a conocer que el partido se llevaba a Tafalla.

La comunicación a través de la web de Osasuna cogió por sorpresa al Athletic en Friburgo. Un representante rojiblanco comunicó de inmediato a los navarros su malestar y su, en principio, negativa a irse al estadio de la Peña Sport. El argumento de Valverde es que, aunque esté en Segunda, Osasuna es un rival exigente para su equipo en un partido de presentación en El Sadar, lo que no sucede si se juega en un campo de menor aforo.

La entidad navarra admitió su error y devolvió el partido a su escenario inicial. Cerrarán la zona sur y ubicarán al público en el resto de gradas. «En Pamplona hay poca gente. Estaremos lejos del lleno», admiten desde el club. El más apenado es el presidente de la Peña Sport. «Nuestro césped está perfecto», defendió antes de que se conociera el acuerdo que deja a su ciudad sin el Osasuna-Athletic.