El Correo
Athletic Club

El Eibar negocia la renovación de Bóveda, seguido por el Athletic

El defensa del Eibar, Eneko Bóveda, durante el partido contra el Granada.
El defensa del Eibar, Eneko Bóveda, durante el partido contra el Granada. / EFE
  • Las conversaciones, que se llevan a cabo desde hace semanas, están bien encarriladas

Eneko Bóveda negocia su renovación con el Eibar, que le propone un contrato de una temporada más, hasta 2016, y una cláusula de rescisión de tres millones de euros, según ha podido saber EL CORREO. Las conversaciones, que se llevan a cabo desde hace semanas, están bien encarriladas, según las fuentes consultadas. De hecho, en el Eibar existe optimismo en torno a un cercano acuerdo.

El Athletic observa de cerca los acontecimientos porque es un jugador al que sigue y que podría entrar en su agenda de futuribles porque, aunque renueve, sería una operación accesible económicamente. El lateral derecho es uno de los puntos débiles de la temporada rojiblanca. Iraola parece haber dado todo lo que tenía que dar, que ha sido muchísimo y Valverde emplea en su lugar a De Marcos, pese a que no se trata de su puesto ya que donde mejor rinde es de mediopunta.

El Athletic valora cómo reforzar la posición. Una alternativa es Bustinza, ascendido este año pero sin apenas minutos. Solo ha disputado 8 en Almería, lo que deja la impresión de que Valverde no confía en él. Por detrás llega Lekue, uno de los más destacados en el Bilbao Athletic y con opciones de dar el salto a final de curso.

Frente a ellos, Bóveda ofrece la experiencia de un jugador curtido y que ha pasado por todas las categorías del fútbol profesional. Jugó tres campañas en el Bilbao Athletic en Segunda B, dos en el Eibar en la misma división, otra en Segunda A y ésta en Primera.

Su adaptación a la categoría está siendo excelente, al punto de que fue incluido por la LFP en el once ideal de octubre. Ha jugado nueve partidos, anotado un gol y provocó el penalti del primer tanto azulgrana en Vallecas. Muy concentrado atrás, en un especialista en secar a los extremos izquierdos rivales. La confianza que le da Gaizka Garitano le ha hecho crecer como jugador y sus incorporaciones al ataque han crecido en peligro para los rivales.

Abandonó el Athletic en verano de 2011 tras jugar solo un partido con el primer equipo (0-4 ante el Sevilla en 2009) a las órdenes de Caparrós. Se fue el año de las elecciones que llevaron a Josu Urrutia a la presidencia. A los pocos días de firmar por el Eibar explicó en 'El Desmarque Bizkaia' que «no me dieron la baja, me ofrecieron renovar con el Bilbao Athletic y pensé que la mejor opción era salir, para seguir con mi progresión. No quería seguir en el filial». Rechazó propuestas del Salamanca y la Ponferradina para firmar por el Eibar porque era un equipo con aspiraciones y se había matriculado en Ingeniería de Telecomunicaciones en Bilbao.