El Correo
Athletic Club

Tarde negra en el Pizjuán

fotogalería

Aduriz celebra un gol.

  • El Sevilla apenas necesita 20 minutos para acabar con la racha victoriosa de un Athletic golpeado por los errores defensivos y por la lesión de Iker Muniain

El Sevilla ha puesto fin a la racha de triunfos del Athletic en un encuentro en el que los hispalenses han impuesto la calidad de su plantilla y su saber hacer en este tipo de encuentros. En realidad, los de Unai Emery han aprovechado que el Athletic ha regresado tarde a la actividad después del parón por los compromisos internacionales. Los de Ernesto Valverde han pagado muy caros sus desajustes defensivos en el inicio del partido, hasta el punto de que el Sevilla ha cerrado el partido en apenas veinte minutos. Aleix Vidal solo ha tardado dos en batir a un desacertado Gorka Iraizoz y Bacca ha situado el encuentro en un escenario inalcanzable para el Athletic, que lo ha intentado, pero nunca ha estado con opciones reales de poner en aprietos al club de Nervión. Después de cinco victorias consecutivas, los rojiblancos encajan una derrota que aleja el sueño de poder discutir al Málaga la séptima plaza de la Liga.

Pese al tiempo de descanso, Valverde apenas ha modificado su dibujo táctico frente al Sevilla, confiando en el buen hacer de su equipo el último mes. Eso sí, ha recuperado a la gran baza ofensiva del conjunto, puesto que Aritz Aduriz ha regresado al equipo tras su lesión. Sin embargo, el Sevilla muy pronto ha demostrado ser un equipo que está en un escalón competitivo superior. En apenas dos zarpazos, los jugadores de Emery han evidenciado tener muy claro lo que debían hacer para crear peligro al Athletic. Ante la presión adelantada de los rojiblancos, el Sevilla ha buscado llegar muy rápido con envíos en largo, y así ha avisado en el minuto inicial y ha marcado al segundo intento, con un balón hacia Aleix Vidal al que la salida en falso de Iraizoz le ha dado todo el tiempo y espacio para marcar el 1-0.

Duro golpe para los planes del Athletic ante un rival que se ha sentido cómodo con ventaja. Con las ideas muy claras, ha esperado su momento para dar la puntilla, lo que ha conseguido Bacca, siempre muy peligroso, con la colaboración de un Etxeita muy blando en el corte. Han sido unos minutos donde la defensa rojiblanca ha estado lenta e imprecisa, y eso ante rivales de tal categoría como los que forman la plantilla hispalense, se paga muy caro.

Pocas opciones de ataque

El 2-0 ha dejado el partido anestesiado, ya que el Sevilla se ha hecho fuerte en su campo y ha dejado el balón a un rival que muy pocas veces ha sabido qué hacer con él. Con Aduriz prácticamente desaparecido, las opciones en ataque del Athletic pasaban por Williams o por Muniain, pero ninguno ha tenido opciones ante la solidez hispalense. Sólo una aparición del delantero donostiarra a la media hora ha podido meter a los rojiblancos en el encuentro, pero su intento lo ha salvado un defensa en el último instante. Y por si las cosas iban mal, han empeorado todavía con la lesión de Iker Muniain al final de la primera parte. Sus gestos de dolor no auguran nada bueno, aunque habrá que esperar la revisión de su rodilla para conocer el alcance de su lesión. Un contratiempo que puede ser importante, teniendo en cuenta la mejoría del navarro en los últimos partidos.

La segunda parte apenas ha dejado algo positivo, porque ambos equipos han estado mucho más metidos todavía en sus papeles. Es decir, el Sevilla dejando que corriera el tiempo, bien colocado en su parcela y cediendo el balón al Athletic. Este ha evidenciado más si cabe su falta de ideas, porque cada vez que ha cruzado el centro del campo, se ha encontrado con un rival que ha cerrado a la perfección todos los espacios. Así las cosas, el ritmo ha sido más bajo, las ocasiones han brillado por su ausencia y con el paso de los minutos, ambos entrenadores han dejado claro que daban el partido por cerrado. En especial Valverde, que ha quitado primero a Aduriz y después a Rico para dosificarles de cara a próximos compromisos, mientras Emery también ha dado descanso a Bacca, Vitolo e Iborra.

En definitiva, en el duelo de buenas rachas, la que se mantiene es la espectacular trayectoria del Sevilla en su campo, donde acumula más de treinta partidos sin perder. La de cinco victorias del Athletic ya es historia. Toca levantarse y desear que la lesión de Muniain sea lo más leve posible.

directo