El Correo
Athletic Club

Un juvenil fichado por el Athletic pide perdón por los insultos que lanzó al club

Peru Nolaskoain.
Peru Nolaskoain.
  • Peru Nolaskoain, procedente del Antiguoko donostiarra, llegó a escribir "qué asco me da Aduriz". Ahora rectifica: "nunca se sabe dónde va a acabar uno", confiesa

Peru Nolaskoain, juvenil del Antiguoko donostiarra que ha fichado por el Athletic, se disculpó el pasado 10 de abril por los insultos que ha lanzado en varias ocasiones a través de Twitter contra el Athletic, un club por el que no se puede decir que sintiera una gran simpatía. El mediocentro nacido en Zumaia en 1998 indicó hace unos días en euskera en su cuenta de Twitter: «me toca pedir perdón por lo que he escrito contra el Athletic, nunca se sabe dónde va a acabar cada uno».

Se refería a sus varios comentarios contra el Athletic y Aduriz lanzados en 2014. Sospechó de favoritismo hacia los rojiblancos cuando escribió el 17 de marzo tras la roja de Gabriel del Villarreal. «Expulsión de Gabriel. Cuatro expulsiones y cuatro penaltis para el Athletic en las cuatro últimas jornadas. Kasualidad» (sic).

Unos días antes, el día 9 del mismo mes, esperaba que los rojiblancos cayeran en Valencia. «Ver perder al Athletic me alegra la noche, pero todavía me alegra más ver que le marcan un gol en fuera de juego, je, je». Ese día los rojiblancos empataron a uno en Mestalla. Feghoulí anotó el gol local en posición irregular. El momento más grave fue el 7 de abril de 2014, cuando tras un 1-2 del Athletic en Levante escribió «qué asco me da Aduriz», que acompañó con graves insultos al futbolista rojiblanco. Ese día el delantero, exjugador también del Antiguoko, anotó los dos goles. Nolaskoain anuló recientemente su cuenta de Twitter, que ahora tiene protegida para que solo puedan acceder a sus comentarios las personas a las que él autorice.

El zumaiarra juega en el Antiguoko B como mediocentro. Llega a reforzar a los rojiblancos. Lo pretendían la Real Sociedad, con la que ha entrenado, y el Villarreal. El presidente blanquiazul, Jokin Aperribay, telefoneó al padre del jugador para convencerle de que fichara por su club y no por el rojiblanco, pero no lo logró.