El Correo
Athletic Club

athletic

La ingrata vuelta de tuerca de Valverde

Iñaki Williams, en un momento durante un encuentro la pasada temporada.
Iñaki Williams, en un momento durante un encuentro la pasada temporada. / AFP
  • El técnico deberá adaptar nuevas variantes tras la lesión de Iñaki Williams en Boise, que le obligará a cambiar el esquema por el que había apostado para la previa de la Europa League

Justo cuando el Athletic comenzaba a tomar forma y a mostrarse reconocible durante esta pretemporada, ha sufrido un gran contratiempo que le obligará a transformarse. Ernesto Valverde ha realizado probaturas y experimentos en las primeras semanas de pretemporada, pero tenía claro que Aduriz y Williams conformarían el ataque. El técnico quería combinar la jerarquía y el olfato del guipuzcoano con la potencia y la velocidad del atacante de origen africano, cuyas características escasean en la plantilla rojiblanca. No hay nadie en el equipo (y pocos en la Liga) con la zancada del joven delantero, quien, de forma indirecta, se ha convertido en la primera piedra en el camino hacia la Europa League.

El Athletic conocerá este jueves si se enfrentará al Inter Baku o al Hafnarfjordur en su primera previa de la segunda competición continental. La ida se disputará en San Mamés el 30 de julio en San Mamés y la vuelta, el 6 de agosto, en Azerbaiyán o Islandia. Para entonces, sin embargo, Valverde no podrá contar con Williams, que cayó lesionado en el amistoso frente al Xolos de Tijuana en Boise. Txingurri baraja ahora alternativas para los costados, donde sus efectivos escasean con la baja de de larga de duración de Muniain y el bajo estado de forma reciente de Susaeta e Ibai.

Las mejores sensaciones que ha recolectado el Athletic en estas tres primeras semanas de rodaje han tenido nombres propios. Javier Eraso ha demostrado una gran llegada al área contraria, algo que se convirtió en una de las grandes carencias de los rojiblancos durante la pasada. Esta virtud, por tanto, ha conducido al navarro a ser una de los firmes candidatos a ocupar la media punta, y más tras la mejoría en el rendimiento que mostró Beñat al retrasar su posición y después de que Valverde decidiera relegar a Unai López al Bilbao Athletic. Al resto, como resulta lógico en pleno mes de julio, aún le falta algo de chispa, aunque varios futbolistas lanzan algunas señales que apuntan al optimismo.

Las alternativas

Iturraspe busca recuperar el nivel de hace dos temporadas, San José se encuentra cada vez más cómodo como pivote defensivo, Aduriz mantiene intacto su don de rematador... Y Williams se había convertido en el escudero ideal del donostiarra. En su complemento perfecto. La lesión, no obstante, ha frustrado el plan inicial de Valverde, que deberá esperar a que rebroten las mejores versiones de Susaeta e Ibai. El eibarrés, insustituible en los últimos años, necesita acelerar para demostrar que lo que sucedió el pasado curso no fue más que el espejismo de un declive prematuro. El de Santutxu, por su lado, está obligado a dar un decidido paso al frente para dejar atrás su cartel de revulsivo y convertirse en una pieza fundamental.

En cualquier caso, Susaeta e Ibai parten como favoritos para ocupar la posición vacante de Williams, aquejado de una lesión en la musculatura isquiosural de su pierna derecha. Txingurri baraja también otras opciones, como la de Borja Viguera, que el pasado año demostró que no es esa su posición natural, Aketxe, aún falto de vuelo y protagonismo, y posibilidades algo más remotas, como Guillermo, a quien Valverde busca una salida, Kike Sola, reconvertido a una especie de enganche, y el canterano Sabin Merino, quien todavía no ha debutado en la primera plantilla.

Se trata, por tanto, de la primera modificación de calado que realizará Valverde mientras la nueva campaña aún se encuentra en periodo de gestación. Es cierto que el Athletic debería tener recursos suficientes para sacar adelante la primera previa ante un rival en teoría inferior en el plano futbolístico, pero la importancia del cruce obligará a los rojiblancos a mostrar su lado más solvente cuando los músculos están fríos y la química necesita tiempo para fluir.