El Correo
Athletic Club

ATHLETIC

Laporte recupera el brillo

Laporte pide el balón a Sabin Merino en Anoeta.
Laporte pide el balón a Sabin Merino en Anoeta. / FERNANDO GÓMEZ
  • El central francés vuelve a mostrar esas cualidades que deslumbraron cuando saltó a la élite y que habían quedado ocultas en los últimos tiempos

Aymeric se ha vuelto a encontrar con aquel Laporte, brillante, que encandiló casi desde el primer balón que tocó vestido con la camiseta del Athletic. Fue en noviembre de 2012, en Israel. A partir de ese intrascendente partido de la Europa League, su poderío, su enorme potencia física, esa capacidad para no arredrarse ante nada ni ante nadie, el hecho de ser zurdo, convirtieron al central francés en un preciado y apreciado diamante. Su evolución y su crecimiento resultaron vertiginosos, y los ojeadores de los principales conjuntos europeos comenzaron a escribir el nombre de este joven futbolista (21 años) en sus libretas. Sin embargo, ya desde que arrancó el pasado ejercicio, aquellas luminosas y seductoras prestaciones quedaron ocultas. Estaban, pero no las mostraba. Quizá contagiado de la tónica general de todos sus compañeros, el previsto desarrollo se estancó. Se frenó. Y, en ocasiones, su exceso de confianza provocó más de un susto para el conjunto vizcaíno y sus seguidores. Y no hay que remontarse mucho en el tiempo para que retorne a la memoria aquel error en Ipurua, producto de un exceso de confianza, una pérdida del esférico que acabó con un robo de balón del Eibar, un penalti, y una diana en contra. No obstante, en los últimos encuentros ha resucitado aquel Laporte seguro, fiable, líder de la zaga rojiblanca acompañado del siempre concentrado y tenaz Xabi Etxeita.

Y ha dejado otra vez Laporte muestras, por ejemplo, de su formidable capacidad para conducir el balón hacia la portería contraria. Firmó una soberbia jugada en el encuentro frente al Real Madrid el pasado miércoles, la que acabó en el centro de Susaeta y el remate a gol de San Merino. Se vuelve a observar a aquel Laporte serio, contundente, y con una condición exquisita para sacar la pelota jugada desde la parte de atrás del territorio rojiblanco. Esas cabalgadas que, hasta hace poco inquietaban porque de repente se embarullaban, han regresado.

Es cierto que el central galo mantuvo el papel de titular durante ese tiempo en la que los focos no le aportaban tanto brillo. Y que el interés del Barça, el United -lleva dos años radiografiando todos los movimientos del zaguero de Agen-, el Bayern, el Arsenal y otros tantos conjuntos nunca ha desaparecido. Saben que es un diamante, capitán de Francia Sub’21, llamado a integrarse en la selección absoluta, aunque ese frenazo en su caminar hacia la cúspide ha provocado que aún no haya gozado con ese salto al conjunto de Didier Deschamps. A priori llegará. Y más si regresa a esa senda que parece haber reencontrado, con dos sobresalientes partidos frente al cuadro blanco y también en el derbi de Anoeta el pasado domingo, en el primer duelo de la Liga en el que el Athletic deja a cero su portería. Inmaculada.

Uno de los puntales

«Además de cumplir notablemente en defensa enseñó detalles de su descaro y poderío para empujar al equipo desde la retaguardia. Una mejoría que ya se vislumbró frente al Real Madrid y que ayer (por el domingo) volvió a dar otro paso al frente», escribió Andoni Ayarza en su análisis post-partido frente a la Real. Y el Athletic precisa de los servicios de uno de sus puntales -ha disputado completos cinco de los seis duelos de la Liga-, de uno de esos futbolistas que deben echarse el equipo a la espalda y que ha mostrado siempre su intención de continuar en Bilbao, donde se encuentra a gusto. De hecho, su contrato se ha revisado en cinco ocasiones. La última el pasado mes de julio: una operación que le convirtió en el profesional mejor pagado de la plantilla -ahora le ha quitado ese puesto Raúl García con algo más de tres millones de euros-, y le colocó una cláusula de 50 millones, con contrato hasta 2019, para tratar de ahuyentar a posibles pretendientes. «Me alegro muchísimo por esta renovación», proclamó entonces Laporte, que el lunes estuvo en Múnich en la sede de Adidas, la nueva marca que le viste.

Y esa sensación de regocijo la comporten el cuerpo técnico y los hinchas rojiblancos por la recuperación para la causa de este talentoso central zurdo , una ‘especie’ que escasea en el fútbol, y más con tanta calidad. Laporte es uno de los pilares de la escuadra vizcaína, precisa del central galo, y aunque nunca se fue, en los últimos tiempos, parecía ido. Pero ahora ha vuelto, ha regresado, para cortar, primero, las evoluciones de los delanteros rivales, pero también para iniciar el fútbol de los vizcaínos, y tirar para adelante cuando sus compañeros no encuentran una salida. Por fin, Aymeric se ha reencontrado con Laporte. Una noticia estupenda.