El Correo
Athletic Club

previsto para el 27 de diciembre

Valverde pide reconsiderar el Cataluña-Euskadi

Valverde, en el partido contra el Granada.
Valverde, en el partido contra el Granada. / Borja Agudo
  • El técnico del Athletic considera que el calendario es muy denso y que adelantar el amistoso al 26 de diciembre es solo «el mal menor»

Ernesto Valverde pidió este domingo «reconsiderar» el partido navideño de la selección vasca en el Camp Nou ante Catalunya. Al entrenador del Athletic no le hace gracia que se juegue este amistoso porque aparece en medio de un apretado calendario y con pocas vacaciones navideñas este ejercicio para su vestuario. La opción de adelantar el choque del 27 de diciembre al 26 planteada el viernes en la Federación Vasca por los representantes rojiblancos y de los otros clubes vascos de Primera División le parece al técnico rojiblanco «el mal menor».

El tradicional duelo navideño de Euskal Selekzioa coincidía cada año con el habitual parón de la Liga, desde finales de diciembre a principios de enero. Este curso las circunstancias han cambiado. Con el calendario del torneo sorteado, Vicente del Bosque pidió una semana más para preparar la Eurocopa y se optó por jugar el 30 y el 31 de diciembre. El Athletic lo hace en Vigo el primero la víspera de Nochevieja.

La AFE (Asociación de Futbolistas Españoles) aceptó con la condición de que los jugadores no se incorporaran a los entrenamientos antes de la tarde del sábado 26. Las federaciones vascas y catalanas pactaron jugar el domingo 27 en el Nou Camp a las 18.30, un horario que permitiera a los profesionales de la tricolor descansar en su casa.

A los clubes vascos de Primera no les hace gracia, sobre todo a Athletic y Real, que aún no han garantizado oficialmente la cesión de jugadores, lo que sí han hecho Eibar y Alavés. El viernes, la Federación Vasca citó a los representantes de los tres equipos de Primera, que plantearon adelantar el choque al 26 y dijeron que así habría más opciones de enviar titulares.

A Ernesto Valverde esa opción tampoco le agrada. Tras quejarse el viernes en Lezama de las inconveniencias del amistoso navideño, ayer elevó el listón de sus protestas en Los Cármenes. Preguntado por este periódico, el técnico del Athletic recordó que «siempre hemos colaborado con la selección vasca», pero de inmediato lanzó que «no voy a negar que es un partido que nos viene a desmano y a contrapie».

El entrenador recordó que su equipo soporta una campaña muy exigente, con 22 partidos disputados. Su rival de anoche, por ejemplo, ha afrontado diez menos. Y lo que le viene por delante es apabullante. «Jugamos el 30 (campo del Celta), luego el 3 de enero (San Mamés ante el Las Palmas), el 6 si seguimos adelante en la Copa y el 10 (en el campo del Sevilla)». El entrenador se despidió de los medios con una reclamación que pone en entredicho la disputa del duelo. «Otros años había dos semanas de vacaciones. Éste no. Habría que reconsiderar ese partido», reclamó el preparador de Viandar de la Vera. Si se mantiene, es muy probable que mande pocos titulares o que imponga que jueguen poco.