El Correo
Athletic Club

fútbol

El Athletic choca con las individualidades del Real Madrid

fotogalería

/ FOTOS: FERNANDO GÓMEZ

  • Los rojiblancos se recuperan de un gol a los dos minutos y acumulan juego y ocasiones tras el empate, pero caen ante un rival con problemas que se agarra a sus estrellas

La cifra crece hasta aburrir. 16 derrotas en las últimas 17 visitas al Santiago Bernabéu. Pero lo peor de esta tarde ha sido la forma. Porque pocas veces tendrá el Athletic una oportunidad como la de hoy de meter mano al Real Madrid en su estadio, por mucho que el marcador reflejara al final un 4-2 que se antoja engañoso e injusto. Llegaban los blancos en una ola positivista tras asumir Zinedine Zidane la dirección del equipo y lo cierto es que ante los rojiblancos han sumado su cuarta goleada consecutiva ante su público, pero las sensaciones que ha dejado el partido es que el Athletic ha desaprovechado sus ocasiones -en especial en la primera parte- y las dudas defensivas del Madrid y solo se ha visto superado por las acciones aisladas de las grandes estrellas blancas, que para eso están, para ejecutar a sus rivales.

En su rueda de prensa del jueves, Ernesto Valverde vaticinó muy a su pesar lo que se ha visto en el encuentro del Bernabéu. “El inicio del partido de ellos suele ser bastante fuerte. Consideramos fundamental entrar bien en el partido”, avisó. Se supone que sus futbolistas estaban aleccionados, pero lo cierto es que no dieron la impresión, porque a los dos minutos Cristiano Ronaldo ya había colocado el balón en la escuadra izquierda de Gorka Iraizoz. Cualquier plan para puntuar en el campo del Real Madrid pasa por atar en corto a las estrellas blancas en los primeros minutos, pero el Athletic ha elegido un camino muy diferente. Porque tras recibir un golpe semejante, los de Valverde han tenido una reacción ejemplar. Nada de amedrentarse por el ambiente del Bernabéu, al contrario, se han ido arriba, han presionado la salida del balón y han buscado la portería de Navas. Es decir, lo planificado, pero con dos minutos de retraso y un gol en contra.

En el minuto 7, Aduriz ha desperdiciado un claro remate de cabeza, y después de salvar Iraizoz un remate de Kroos, Eraso ha aprovechado un error de Varane en la cesión a su portero para empatar el partido. Habían pasado 9 minutos y el Athletic estaba de nuevo en el partido. Ahora sí, los planes de Valverde volvían a la senda prevista y los rojiblancos han jugado sus mejores minutos. Aduriz ha tenido dos claras oportunidades, una de ellas un remate al larguero, y aunque el Madrid vivía de sus individualidades, daba la sensación de que el partido estaba en el terreno del Athletic, en un ida y vuelta donde los de Valverde, a pesar de sus problemas defensivos, parecía cómodo.

Pero el análisis del entrenador rojiblanco en la previa del partido volvió a dar en la diana. “Si no tienen el balón tampoco les pasa nada. Hay un momento que te encuentras cómodo, estás llegando y, entonces, te liquidan. Te meten un contraataque en dos segundos con su potencia, y es cuando te ganan”, dijo el técnico extremeño. Mejor no haber analizado el partido, porque primero James en un gran remate desde fuera del área y al filo del descanso Kroos tras fallo defensivo han puesto un 3-1 inesperado e inmerecido para los méritos de ambos equipos en el primer tiempo.

Levantar el resultado en la segunda parte ante el Madrid y en el coliseo blanco se acerca a una misión imposible, pero el Athletic se ha aplicado. Porque el Real Madrid de Zidane ha evidenciado en la primera mitad que sigue viviendo de sus individualidades, y que su juego, pese a la llegada del técnico francés, sigue generando problemas y dudas. De hecho, buena parte de la segunda parte se ha disputado con el mismo guión: El Athletic en el campo de los blancos, empujando y tratando de generar oportunidades, y el Real Madrid a la espera de salir a la contra por velocidad. Lejos del toma y daca de la primera parte, esta ha sido mucho más espesa, con menos ritmo y ni los goles de Ronaldo y Elustondo y la expulsión de Varane han servido para disipar la desagradable sensación de la oportunidad que esta tarde ha perdido el Athletic en el Bernabéu, ante un Real Madrid con mucha más pegada que juego.

Directo