El Correo
Athletic Club

athletic

Kike Sola espera a la decisión de Valverde para resolver su futuro

Kike Sola celebra su gol en Zilina.
Kike Sola celebra su gol en Zilina. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
  • El Sporting ha preguntado por el navarro, que no pone pegas a seguir, lo que abre la puerta de salida a Viguera

Kike Sola (Cascante, 30 años) regresa al Athletic tras su decepcionante cesión al Middlesbrough inglés, donde sólo ha jugado 51 minutos desde su llegada el pasado 15 de enero. Con dos años de contrato aún con Ibaigane, el delantero vuelve a la disciplina rojiblanca a la espera de acontecimientos y de que la entidad se pronuncie sobre su futuro.

Sola llegó a la Segunda inglesa dispuesto a relanzar su carrera, pero regresa en peor situación de la que se fue. Dolido por lo sucedido, opta por dejar en manos del Athletic la decisión sobre su porvenir. Se pone al servicio de Ernesto Valverde. Si el entrenador desea que se quede como alternativa a Aduriz y Williams, seguirá en Bilbao. Si se el técnico le abre de nuevo la puerta de salida, buscará equipo.

La empresa que le representa, Global Ases, husmea el mercado en busca de alternativas en caso de que la orden del Athletic sea que salga. Dos representantes de la sociedad, Álvaro Aicua y el exjugador del Athletic Jesús Mari Lacruz, se reunieron el lunes con Nico Rodríguez, director deportivo del Sporting. Las fuentes consultadas indican que el asturiano se interesó por la situación de Sola, pero aclaran que también lo hizo por la de otros jugadores de la empresa, Carlos Hernández (Lugo), Menosse (Once Caldas colombiano) y el exrojiblanco Alain Eizmendi (Leganés). Acosado por una gran deuda, el club gijonés sólo fichará cedidos y futbolistas a coste cero. Quería saber si Sola podría entrar en una de estas dos categorías.

Esto depende de los planes del Athletic. Valverde cree que su ataque queda cubierto con Aduriz, Williams como primera alternativa al puesto de nueve, y un tercer delantero. Para esta plaza tiene tres opciones. Sola, con dos años más de contrato; Borja Viguera, al que le resta uno; y Guillermo, en el Leganés y que también acaba en 2017.

La pasada campaña optó por ceder a Guillermo en verano y a Sola en el mercado de invierno. Viguera estaba señalado para dejar la entidad, con opciones de ir al Sporting o al Alavés, pero la aparición a última hora del Middlesbrough en busca de Sola cambió los planes. El que se quedó fue el riojano.

Sola se fue tras su mejor campaña en el Athletic. Llevaba 15 partidos y 4 goles hasta enero. Entre las dos anteriores sumaba 15 encuentros y sólo un tanto. Aitor Karanka lo reclamó. Le alineó en el primer partido ante el Blackburn Rovers, le relevó en el descanso y le dio seis minutos en el siguiente ante el Dons. A partir de ahí desapareció y comenzaron a jugar los otros delanteros que llegaron en el mercado de invierno, el internacional escocés Rhodes (12 millones al Blackburn) y el uruguayo Gastón Ramires (Southampton). La comunicación con Karanka no fue la mejor y, marginado al banquillo, su situación se estropeó definitivamente cuando a finales de marzo se lesionó de tobillo. Regresó un mes después, pero no tenía sitio en un equipo que se jugaba el ascenso que finalmente logró.

La continuidad de Sola abriría la puerta a Viguera, que desea abandonar el Athletic desde el pasado mercado de invierno. El atacante ha indicado al club que su deseo es buscar un equipo en el que tener minutos y que si se llega una opción apetecible para Ibaigane y para él, le gustaría irse.