El Correo
Athletic Club

athletic | bajas

Kike Sola: «Voy a dejarme la piel»

vídeo

Kike Sola celebra uno de los goles que ha metido en el Athletic. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

  • Tras la cesión del delantero al Getafe, el Athletic cierra el mercado de verano como único equipo de la Liga que no ha realizado ningún fichaje

Kike Sola (Cascante, Navarra, 30 años) jugará cedido en el Getafe esta temporada después de alcanzar un acuerdo con la entidad azulona cuatro horas antes de que se cerrara el mercado de verano. El otro jugador del Athletic que buscaba equipo, Gorka Elustondo, se queda después de que se rompieran ayer mismo sus negociaciones con el Leganés.

El atacante de Cascante tenía claro que no contaba con Ernesto Valverde, que la pasada campaña lo mandó cedido al Middlesbrough, de la Segunda inglesa, en donde sólo jugó un partido. A su regreso a Bilbao el entrenador le indicó que lo mejor es que se fuera de nuevo.

Pese a que el Athletic pagó a Osasuna cuatro millones de euros por su traspaso, nunca ha contado para Valverde. La campaña que más partidos ha jugado fue la pasada, con 11. En las otras se quedó en 9 (2014-14) y 5 (2014-15). Su balance goleador se limita a cinco dianas.

La primera idea de Sola fue buscar un equipo de Primera. Mantuvo contactos con el Sporting y el Osasuna, pero otros fichajes le cerraron esas puertas. Los asturianos se hicieron con su compañero Viguera y los navarros con Riviere, cedido por el Newcastle. El siguiente destino que valoró fue el Zaragoza, pero su alta ficha, de un millón de euros, le dejó sin opciones. Los aragoneses no ponían más de 300.000 euros por aceptarlo.

El Getafe se quedó en las últimas horas sin Álvaro Vázquez, que se ha ido al Espanyol. Los madrileños comenzaron a buscar ayer a un sustituto. Sola apareció en el horizonte y les pareció un buen fichaje.

Valverde logra así aligerar su plantilla, que se queda con 25 jugadores, el máximo admitido por la Liga Profesional. Han salido los tres delanteros que pugnaban por ser suplentes de Aduriz. Guillermo se ha ido al Elche, Viguera al Sporting y Sola al Getafe. La marcha de estos tres jugadores dejan claros los planes del técnico, cuya apuesta en el ataque es Aduriz, con Williams y Sabin Merino como recambios.

Sin fichajes

El cierre del mercado deja al Athletic como el único equipo de Primera que no ha fichado ni invertido en traspasos. Así lo resaltó el domingo el propio Ernesto Valverde. «Nosotros no nos hemos gastado todavía nada porque tenemos una filosofía que nos marca».

A esas horas, el entrenador y su director deportivo, José María Amorrortu, dejaban aún abierta la puerta a un posible fichaje. «Es posible, aunque difícil», dijo el segundo. Tenía en mente al osasunista Álex Berenguer, opción abierta hasta el final. A mediodía del martes un dirigente del club telefoneó a Osasuna para comunicar que no subía su oferta de 2,5 millones y un jugador. El agente del extremo conoció ayer mismo en una entrevista con Luis Sabalza, presidente de los navarros, que la única vía para salir era colocar los 9 millones de su cláusula. La operación naufragó y el Athletic es el único club de la categoría sin fichajes.

Han sido seis los refuerzos que se ha planteado. Se trata de dos laterales izquierdos, el realista Yuri Berchiche y César Azpilicueta, del Chelsea; de dos extremos de la misma banda, el también blanquiazul Mikel Oyarzabal y Berenguer; y de los centrales del club de Anoeta Íñigo Martínez y Aritz Elustondo.

La lista de movimientos del club evidencia el posicionamiento de Valverde sobre los puestos a cubrir. Quiere jugadores para el costado izquierdo.

El Athletic madrugó en el mercado. Las primeras maniobras se dirigieron a Berchiche, que acababa contrato con la Real Sociedad pero renovó; Íñigo Martínez, quien en enero rechazó una suculenta propuesta rojiblanca; y Aritz Elustondo, cuya cláusula de 40 millones se consideró desproporcionada.

El defensa que más agrada a Valverde en la lista de futuribles es Azpilicueta, un jugador que según el entrenador aportaría velocidad, algo más de físico, potencia y madurez. Ibaigane estaba dispuestos a hacer un esfuerzo económico para traerle. Sin embargo, ni el jugador ni su club hicieron ningún gesto que animara al Athletic a seguir adelante.

Los últimos días han dado paso a las gestiones más decididas. El directivo Javier Aldazabal y el director general, Jon Berasategi, se reunieron en Jaca con el padre del realista Oyarzabal y le ofrecieron pagar sus 40 millones de cláusula y una ficha de 3,5 millones netos, pero rechazó la propuesta.

La junta dirigió entonces su mirada a Pamplona. Emisarios rojiblancos citaron al presidente de Osasuna en Vitoria y ofrecieron 2,5 y un jugador. Se encastilló en la cláusula y el Athletic vio cómo se cierra el mercado sin fichajes.