El Correo
Athletic Club

triste noticia

Adiós al presidente de la Transición

José Antonio Egidazu, presidente del Athletic entre los años 1973 y 1977.
José Antonio Egidazu, presidente del Athletic entre los años 1973 y 1977. / E. C.
  • Muere José Antonio Eguidazu, máximo dirigente del Athletic entre 1973 y 1977, rojiblanco medular y promotor de la Operación Retorno

Tres meses después de la muerte de Pedro Aurtenetxe, el Athletic ha perdido a otro de sus antiguos presidentes, José Antonio Eguidazu, fallecido a los 85 años. Máximo responsable del club entre 1973 y 1977, este industrial de Getxo tuvo un papel muy importante en la historia del club en unos momentos muy complicados tanto a nivel político como deportivo. Fue el último presidente de la época franquista y el encargado de pilotar la transición hacia un nuevo modelo -hacia unos nuevos tiempos, se podría decir- que encabezaría Beti Duñabeitia.

Todos los que le conocieron coincidían este martes en destacar su inteligencia como gestor y su profundo amor al club. «Era de los que sufría una enormidad en los partidos, de los que lo pasaba verdaderamente mal. Un hooligan, pero con mucha clase. Todo un señor», recuerda un buen amigo suyo. Eguidazu fue también un firme defensor de la filosofía del Athletic y un azote contra los estamentos federativos que, a principios de los setenta, adulteraban la competición con el cambalache de los oriundos. En defensa de los intereses rojiblancos, no dudó ni siquiera en enfrentarse al todopoderoso Real Madrid de Santiago Bernabéu, que había incorporado a su plantilla a Roberto Martínez. Hombre muy tradicional, Eguidazu era también, pese a ello, un dirigente ambicioso y con ideas atrevidas. Sólo su corta estancia en el cargo y el cambio político le impidieron hacer realidad su sueño de construir un nuevo San Mamés en la Campa de los Ingleses.

Eguidazu accedió a la presidencia a principios de julio de 1973, coincidiendo con la victoria del Athletic en la Copa. Félix Oraá, que a su vez había accedido al cargo tras la muerte en accidente de Julio Egusquiza, le cedió gentilmente el testigo. En aquella época las cosas se hacían así. Un grupo de notables de la sociedad vizcaína formaba la directiva del club y se sucedían entre ellos. Eguidazu fue el último presidente que no necesitó de las urnas para acceder al cargo. Coincidiendo con la llegada de la democracia, el Athletic inauguró también una nueva época. Beti Duñabeitia, que había dimitido como directivo el 8 de junio de 1976, anunció que se presentaría a las elecciones del año siguiente. Le apoyaba el PNV y prometía el sufragio universal. «Un socio, un voto». El propietario de 'El mundo elegante', un conocido comercio del Casco Viejo, ganaría esos comicios al otro candidato, Ignacio de la Sota, al que apoyaban Eguidazu y sus directivos. La votación, en la que sólo pudieron participar los compromisarios, no fue precisamente de guante blanco. Hubo bastante polémica y el recuento fue ajustadísimo. Se decidió en la última urna, en la que votaban los socios de menor edad.

José Antonio Eguidazu, al que su pasión por el deporte le llevó a formar parte del COI durante varios años, dejó su puesto con la satisfacción del deber cumplido y con la herida abierta de las dos finales perdidas de la campaña 1976-77. Siempre estuvo enamorado del fútbol de aquel equipo de Koldo Aguirre en cuya gestación tanto tuvo que ver. Y es que si por algo se recuerda a Eguidazu entre los aficionados rojiblancos es por la famosa Operación Retorno, una serie de fichajes de jugadores vascos que militaban en otros clubes, al estilo de la que impulsó Manuel de la Sota a final de los años veinte para crear el gran equipo de mister Pentland. Pedro Mari Lasa fue el primero en fichar, en 1972, todavía con Oraá en la presidencia. Luego llegarían Zabalza, Irureta, Churruca y, por último, Tirapu.

El Athletic expresó este martes sus condolencias a la familia Eguidazu y anunció que se guardará un minuto de silencio y que los jugadores portarán brazaletes negros en el partido ante Osasuna, que se disputará en San Mamés el domingo 30 de octubre. El funeral tendrá lugar este miércoles a las 13 horas en la iglesia de Las Mercedes de Las Arenas. Descanse en paz.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate