El «nuevo» Muniain: «Las lesiones me han ayudado a crecer»

Muniain, en la concentración del Athletic en Holanda. / Juan Echevarría

El navarro asume que debe ser uno de esos futbolistas capitales en el equipo de Eduardo Berizzo, que le quiere como '10'

JUANMA MALLOEnviado especial. De Lutte

El 28 de septiembre, la rodilla de Iker Muniain volvió a romperse. Manos a la cara, inmenso dolor y un punto de desesperación. Una lesión conocida: en el ligamento cruzado anterior, en este caso de su articulación derecha. De nuevo la pesadilla, la tediosa y larga recuperación. Habían pasado casi dos años y medio desde que en Sevilla, en un desafortunado Sábado Santo, el atacante navarro sintiera por primera vez ese terrible crujido en la pierna, entonces la izquierda. Otra vez se veía condenado al trabajo en solitario, en Pamplona y en Lezama, para regresar con esa fuerza y ese espíritu que plasma sobre el campo. Momentos duros, que nadie desea, pero que a este profesional, confiesa, le han servido para variar su forma de encarar el trabajo, de acudir cada día a entrenar... A sus 25 años, ambos contratiempos le han dotado de madurez. «Por supuesto que soy diferente. Desde la primera lesión, coges otro tipo de rutinas, haces un clic en tu cabeza... Cambia un poco todo: la forma de prepararte, intentas ser más constante y tener continuidad. Las lesiones no son buenas, pero en cierta media me han venido bien. Me siento un jugador más fuerte, mucho más entero que en mis primeros tiempos y eso te ayuda a crecer», analiza uno de los capitanes del Athletic en el hotel De Bloemenbeek tras la sesión matinal en el retiro neerlandés.

Con gesto reposado, sentado en un sillón del bar del cuartel general del equipo, el «nuevo» Muniain, así se define, asume también que debe ser uno de esos futbolistas capitales en el equipo de Eduardo Berizzo. De hecho, no duda cuando se le cuestiona si se le puede considerar uno de los líderes de esta escuadra que solo piensa en terminar la temporada que aún no ha empezado en puestos europeos. «Por supuesto. Los jugadores que llevamos más tiempo -será la novena campaña del navarro- tenemos que tirar de la gente que viene desde atrás. Ser referentes y un ejemplo. Y así, entre todos, con la veteranía de unos y la juventud y la ilusión de otros, a ver si podemos hacer algo bonito», lanza su deseo al aire este jugador que el 'Toto' quiere que controle al Athletic desde el centro del campo.

Es su '10'. El hombre que deberá enlazar la retaguardia rojiblanca con la vanguardia, el enganche y un surtidor de balones para el delantero centro. En ese lugar del campo, centrado, se siente a gusto, y ha dado sus mejores minutos al cuadro rojiblanco. «Me siento muy cómodo, cualquiera que sepa un poco de fútbol lo puede ver -certifica-. Me gusta moverme entre líneas, recibir el balón y girarme para atacar. Pero estoy a disposición del míster y jugaré donde él decida», señala Muniain que ya mostró en Barakaldo que mantiene la chispa con la que cerró el pasado curso tras recuperarse. «La lesión está olvidada completamente. Fue un año duro, pero bonito cuando le ganas el pulso a una lesión de la manera en la que creo que yo lo hice: sintiéndome bien en el campo, con muy buenas sensaciones, y disfrutando de mi juego. Está olvidado. Así que para adelante», proclama uno de los jugadores que ha guiado a los más jóvenes en sus primeros pasos en el Athletic, como hizo con él, por ejemplo, Fernando Amorebieta en Soria.

Anota, en este sentido, la necesidad que tiene este grupo de disfrutar de este tipo de futbolistas. «Es bueno siempre renovarse, que venga gente nueva para aportar. Chicos que lo están haciendo muy bien en el filial, fichajes. Eso genera una competencia muy sana, muy buena, que refuerza aún más el espíritu del equipo. Eleva el nivel», aplaude. Y, después de la deprimente última campaña, Muniain, que confiesa que sigue un plan para evitar lesiones, considera fundamental la entrada de savia nueva, desde el banquillo también, para recuperar la ilusión por colarse en Europa tras un verano atípico sin previas continentales. «El objetivo es ese, volver a estar ahí, quedar lo más arriba posible».

Los técnicos, gente trabajadora

Y para ello, tras desear suerte a Ziganda y su equipo de trabajo en su futuro profesional, realza la labor de Berizzo y sus escuderos en estas dos semanas largas de pretemporada. «Es gente trabajadora, que nos quiere poner a tono para realizar una idea de juego que ellos traen. Entre todos tenemos que hacerla de la mejor manera posible. Tenemos que adaptarnos y estamos con la máximo ilusión», confiesa el navarro, un futbolista «nuevo», maduro y que ejerce de líder.

Sin prisas por la renovación de su contrato

Iker Muniain es uno de los futbolistas del Athletic que termina contrato el próximo 30 de junio. En este grupo también están Aritz Aduriz, Sabin Merino, De Marcos, Mikel Rico, el capitán Susaeta, Iturraspe, Balenziaga, Remiro y un Etxeita ya cedido al Huesca. El navarro deja claro que no tiene ninguna prisa por estirar su relación con Ibaigane, que ahora mismo solo le preocupa la pretemporada, atrapar la forma para encarar con las máximas garantías el curso 2018-19. «El club y yo tenemos una magnífica relación y,como siempre, cuando haya algo que comunicar lo haremos. Ahora no estoy centrado en eso, sino en hacer un buen inicio», señala. Su anterior prolongación de contrato con el Athletic se produjo a finales de junio de 2015, cuando estaba en el camino de recuperarse de su primer rotura del ligamento. Estiró su relación dos años más, de 2017 a 2019, con una cláusula de rescisión de 45 millones de euros. Ahora, salvo sorpresa, no habrá ninguna traba para que ambas partes lleguen a un entendimiento y Muniain, uno de los futbolistas que más partidos lleva en el Athletic -son 348 y está en el Top 30 de la historia- siga de rojiblanco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos