Gorka Guruzeta pugna por un balón con un jugador del Espanyol. / efe

«Mi objetivo es hacer goles»

Guruzeta reconoce que se quitó «un peso de encima» con su doblete en Cádiz y avanza que trabaja para ser «titular»

Robert Basic
ROBERT BASIC Bilbao

A Gorka Guruzeta se le abrió el cielo en Cádiz, donde entró en la segunda parte e hizo un doblete que supuso un regreso inmejorable a Primera División. «Me quité un peso de encima», ha reconocido este miércoles en Lezama tras el día de descanso del que disfrutó el martes la plantilla. El delantero ha tenido un reestreno inmejorable en el Athletic, equipo que le repescó tras darle la baja y ver su evolución en el Sabadell y el Amorebieta. «Estoy muy contento. No me imaginaba retornar y marcar dos goles en este inicio de Liga», ha confesado el guipuzcoano, quien ha manifestado que está con ganas de que llegue el domingo para ayudar al equipo en su compromiso ante el Elche en el Martínez Valero. «Estamos bien a pesar de la derrota», ha comentado en referencia al resbalón sufrido contra el Espanyol. Solo piensa en aportar y conseguir una victoria que permita a los rojiblancos dar un estirón en la clasificación. «Mi objetivo es hacer goles», ha comentado cuando se le ha preguntado por metas personales.

El delantero ha escalado posiciones en la libreta de Ernesto Valverde. Partía en clara desventaja respecto a la gente como Iñaki Williams, Raúl García y Asier Villalibre, llamados a moverse en el frente del ataque bilbaíno. Incluso en la pretemporada pudo verse más a sus compañeros que a él -el búfalo hizo cinco goles-, pero en este inicio de Liga ha convencido a Txingurri y ha hecho un 'sorpasso' que ha causado cierta sorpresa. Cuando el técnico retiró al mayor de los hermanos en el Nuevo Mirandilla por lesión, poco después de arrancar la segunda mitad, el elegido para suplirle fue Guruzeta. El donostiarra respondió con un doblete que le ha conferido de momento otro estatus, el del primer recambio en la posición de 'nueve'. Él quiere más. «Quiero ser titular y trabajo para ello. Debo aprovechar las oportunidades y que así el entrenador cuente conmigo».

Por ahora, lo hace. Contra el Espanyol, Iñaki Williams volvió a ser de la partida después de recuperarse en tiempo récord de su esguince de tobillo. Pero cuando Valverde le retiró del campo fue de nuevo Guruzeta quien salió antes de Raúl García y de Villalibre -este último se quedó en el banquillo-. El guipuzcoano no piensa que ya tiene la etiqueta de 'segundo' delantero fijada en su taquilla. «Aquí no hay segundos ni terceros. Hay que estar preparado para cualquier ocasión en la que el míster quiera contar contigo. Estoy contento de salir al campo y disfrutar de los minutos que me tocan». Va acumulando unos cuantos, lo que confirma que Valverde le ve como un arma en los metros donde se ganan los partidos. «Tengo la confianza del míster y de los compañeros. Estoy con ganas de más», ha manifestado en referencia a su cuota de protagonismo.

«La grada de animación es brutal»

Guruzeta sabe que solo los aciertos en el área rival le abrirán las puertas de la titularidad y le darán una ración mayor de minutos. «No me he marcado un número de goles, pero ojalá sean muchos. Goles y asistencias», ha remarcado. Ha admitido que la derrota contra el Espanyol «ha dolido», pero ha subrayado que el Athletic «está bien» y con ganas de redimirse en el Martínez Valero. En este sentido, se ha mostrado convencido de que Yuri Berchiche se recuperará pronto y que Vesga -este miércoles ha entrenado al margen- trabajará este jueves con el grupo. «Nos vamos a preparar igual. Buscaremos dónde hacer daño al Elche y sacar los tres puntos. Volver a ganar nos vendrá bien a todos», ha explicado.

En la derrota frente al Espanyol, San Mamés le brindó una cariñosa ovación cuando saltó al campo. Se le quedó grabada en la memoria. «Me recordó al día que debuté. Estoy muy contento por ello (los aplausos) y quiero devolver el cariño con alegrías». En este sentido, ha destacado el ambiente que se vive en La Catedral. «La grada de animación es brutal. Se escucha mucho ahí abajo». Un sonido que se multiplica con goles. Y Guruzeta quiere que muchos de ellos lleven su firma.