Marcelino, pensativo en la banda durante un partido, con Vencedor y Zarraga mirándole al fondo. / athletic-club

El objetivo de Marcelino sigue pendiente

A falta de cinco jornadas para el final de Liga, el Athletic continúa siendo un ejemplo palmario de irregularidad

Jon Agiriano
JON AGIRIANO

De un tiempo a esta parte en el Athletic comienzan a abundar los debates semánticos, los análisis de texto y ese tipo de polémicas, tan viejas como el fútbol, que podríamos bautizar como «yo no dije eso». Todos sabemos en qué consisten y cuándo se producen. En el caso del equipo de Marcelino está muy claro. Cuando tras el duro desengaño

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes