El Athletic femenino afronta una Liga «cada vez más complicada»

La plantilla y el cuerpo técnico posan en Lezama./Maika Salguero
La plantilla y el cuerpo técnico posan en Lezama. / Maika Salguero

Joseba Agirre afronta su cuarta temporada al frente del conjunto rojiblanco y reivindica la singularidad del club

ROBERT BASIC

Joseba Agirre se quedó con aquella reflexión de Ernesto Valverde en la que hablaba de la necesidad de «reinventarse» ante el reto de afrontar la cuarta temporada seguida al frente del Athletic. Él acaba de hacerlo y sabe que necesita pulverizar el ambiente con un aroma distinto y alterar ciertas rutinas con el objetivo de mantener la frescura y huir de los lugares comunes. «Entrenar por la mañana nos vendrá bien. Tendré que modificar mi vocabulario, hablar distinto en las sesiones de vídeo. En definitiva, cambiar para no caer en la reiteración», comentó este martes el técnico de Ortuella en Lezama, donde las rojiblancas se presentaron en sociedad -foto de la familia incluida- y empezaron con los entrenamientos de la pretemporada. «Que haya chispa», redondeó su mensaje renovador el preparador de las bilbaínas, quien descorcha la presente campaña con la máxima ambición y pone en valor los factores diferenciales de la institución para competir con garantías en una liga «cada vez más complicada». La arrancarán ante el FC Barcelona en Lezama el 9 de septiembre.

Apenas hay caras nuevas en el vestuario de las rojiblancas -una hora después de su intervención se ha anunciado la contratación de la navarra Marta Unzué, procedente del Barcelona- así que la diferencia la marcan las siete chicas del filial invitadas a completar la pretemporada con el primer equipo. «No quiero que se conformen con entrenar, sino con ser titulares y hacerlo bien», ha advertido Agirre, quien no cierra puertas a futuros fichajes pero intuye -o sabe- que no los habrá o serán puntuales. «Estamos atentos a cualquier posibilidad, pero es difícil por la filosofía y la de idea del fútbol que tenemos. La máxima esperanza es que las chavalas de abajo se hagan con un hueco y mejoren la competitividad del equipo». Estaban atentos a sus palabras también tres directivos -Jokin Garatea, Borja López y Laura Martínez-, que han acompañado al entrenador en su primera comparecencia de la temporada 2018-2019. La cuarta consecutiva, en la que buscará fórmulas regeneradoras para evitar la rutina y el desgaste de las relaciones personales.

El Athletic femenino ha arrancado con 23 jugadoras y todavía faltan cinco internacionales -Oihane, Lucía, Maite Oroz, Damaris y Sierra-, que están con la selección y luego se incorporarán a la dinámica colectiva. De momento, solo ha confirmado un amistoso y será el 8 de agosto contra el Logroñés en tierras riojanas. Además, la plantilla hará un 'stage' de cinco días en Boltaña (Huesca), lugar al que ya habían acudido en otras ocasiones. También tenían cerrado un torneo en Madrid, con rivales potentes, pero la falta de patrocinio ha causado su suspensión y la consiguiente alteración de planes de las rojiblancas. «Nos los ha trastocado», ha reconocido Agirre, quien debe explorar ahora otras vías para cerrar partidos de preparación de garantías. Cuando se le ha preguntado por los objetivos, las metas que piensa perseguir con sus jugadoras, el de Ortuella ha sido contundente: «Tenemos la obligación de defender el escudo de la mejor manera posible y dar el cien por cien de nosotros mismos».

Correr más, ganar más

Agirre ha subrayado que la Liga Iberdrola es cada vez más competitiva debido a los fichajes que realizan las escuadras más potentes y que rastrean el mercado nacional e internacional. En este sentido, y más allá de los grandes favoritos como el Barcelona y el Atlético, el técnico de las rojiblancas ha destacado que el «Levante se está reforzando muy bien» y le ha metido en el grupo de los aspirantes a todo. Pero no por ello baja los brazos y avanza que las bilbaínas combatirán con otras armas los argumentos de los conjuntos más poderosos. «Somos un equipo ambicioso, solidario, más grupo que ninguno. Tenemos que hacer cosas distintas porque, si no, estamos perdidos. Hay que correr más que el contrario, robar más balones, ganar más duelos... Cada vez será más duro, pero somos de aquí y amamos esta camiseta, soñamos con jugar en el Athletic desde pequeños y eso nos debe dar un aporte de energía extra».

Al igual que en el caso de los chicos, el calendario de las chicas será asimétrico por lo que el orden de las primera vuelta no se repetirá en la segunda. «Al final hay que jugar todos contra todos, que sea para mejorar», ha valorado Agirre, mucho más preocupado por conjuntar las piezas que tiene entre manos que por la naturaleza del sorteo. En este sentido, ha hecho un nuevo llamamiento a las 'meritorias' para que den un paso al frente, tiren la puerta abajo y se queden en el primer equipo. Más allá de Unzué, el vizcaíno intuye que serán sus principales refuerzos de cara a la campaña 2018-2019 y pretende sacar lo máximo de cada una de las jugadoras que junto a él defenderán el escudo del Athletic.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos