Las obras de Anoeta dejan a la afición del Athletic sin entradas para el derbi por segunda temporada consecutiva

Estadio de Anoeta./
Estadio de Anoeta.

Los trabajos de ampliación del campo donostiarra impiden a la directiva realista remitir localidades a Ibaigane

ROBERT BASIC

La Real Sociedad y el Athletic se enfrentarán el próximo 2 de febrero en Anoeta y, al igual que el año pasado, Ibaigane no podrá ofrecer a sus socios y aficionados ningún lote de entradas debido a las obras de ampliación que se llevan a cabo en el estadio donostiarra y que reducen considerablemente su aforo. La directiva del club donostiarra ha confirmado a la rojiblanca que no está en condiciones de remitir localidades debido a los trabajos que se realizan en el estadio y que tienen inhabilitado el fondo norte, donde una vez acabados los tajos irá ubicada la hinchada visitante. Así que los seguidores bilbaínos deberán hacerse con un billete el día que se pongan a la venta y de esta manera dejarse notar en el recinto guipuzcoano, al igual que procuraron hacerlo en abril de 2018 con aquel sonado regreso de Iñigo Martínez a la que había sido su casa.

La Real ha explicado que las butacas que habitualmente se asignan a la afición visitante están ocupadas ahora por sus abonados, por lo que le resulta imposible facilitar entradas de corte institucional a los equipos rivales. Asimismo, y de acuerdo con un comunicado emitido por el Athletic, el conjunto donostiarra ha solicitado a Ibaigane que transmita a su masa social sus «más sinceras disculpas por esta situación transitoria». Los rojiblancos tratarán de tomarse la revancha por lo ocurrido en la primera vuelta en San Mamés, donde los realistas se impusieron por un contundente 1-3. Todavía faltan más de dos semanas para el derbi y todo hace pensar que ambos equipos llegarán muy parejos a la cita, en la que además de los puntos la rivalidad y las ganas de agradar jugarán un papel importante.