Ocho cachorros rojiblancos acaban contrato en junio

La secretaría técnica del Athletic debe estudiar los casos de los ocho jugadores del filial de Etxebe que acaban contrato, más Baqué, al que se le ha renovado un año más por su lesión

JAVIER BELTRÁN

Cuando el Bilbao Athletic sigue su rutina sumergido en pleno confinamiento y con la competición de Segunda B en peligro latente de no acabar este curso, con los playoff express encima de la mesa como vía más factible con el filial inmerso de manera clara, la actividad en los despachos del club de Ibaigane no cesa.

Hasta ocho componentes de la plantilla del filial rojiblanca acaban contrato en próximo 30 de junio, aunque cada caso es diferente y el contexto, con terreno todavía por delante, es el más singular que se ha encontrado la dirección deportiva seguramente en toda su existencia. Varios serán renovados de manera unilateral por las cláusulas que se garantizaba el club.

En el marco de esta pandemia sanitaria por culpa del vil coronavirus, las decisiones se tendrán que tomar en las próximas semanas con respecto al futuro de Oier Luengo, Javier Murua, Jon Rojo, Julen Bernaola, Antonio Salado, Víctor San Bartolomé, Jon Morcillo y Andoni Tascón. Y más concidionados a si se disputa el playoff de ascenso, como así se intentará por la Federación.

A este lote de jugadores habría que añadir a un noveno, Iñigo Baqué, que también acababa en junio su vinculación contractual, pero al que se le ha prorrogado un año más por su lesión de larga duración de la que se recupera en Durango, a escasos metros de su vecino Ewan Urain. Una práctica que ya se ha empleado en otras ocasiones con cachorros que se vieron en la misma tesitura.

Situaciones diferentes

La situación es diferente en cada cachorro, y se va analizando cada caso de manera individualizada. El central Oier Luengo, cosecha del 97, ha disputado 22 partidos tras ser repescado de su cesión en la SD Amorebieta, asumiendo con destreza las ausencias por lesión de Dani Vivian.

Otro central, Javier Murua, también del 97, apenas ha contado esta temporada para Joseba Etxeberria, con seis partidos disputados, por lo que se renovación es improbable. Jon Rojo, renovado un año más el pasado junio para tapar una banda, la izquierda, tradicionalmente falta de efectivos, se ha plantado en 13 partidos ante el avance del joven Imanol García de Albéniz. Por edad, del 96 y el más veterano del lote, parece acabada la etapa de Rojo en el filial ya formado para volar fuera de Lezama con garantías.

Julen Bernaola, del 99, ha estado muy laminado por las lesiones, aunque se espera mucho de su polivalencia tanto de central como de pivote de contención. El club le puede renovar unilateralmente un año más y esa es la vía que se adoptará, por lo que acabará en junio de 2021. En el mismo caso se encuentra Víctor San Bartolomé, también del 99, y una de las grandes esperanzas de Lezama. Internacional en categorías inferiores, polivalente y con gol, aunque las lesiones no le han permitido la continuidad deseada, con 19 partidos, y solo diez de titular.

Andoni Tascón, del 98, recuperado de su cesión del Basconia, no se ha podido explayar laminado por los dichosos isquiotibiales, dejando su tarjeta de visita en tan solo siete partidos y un gol tras su excelente campaña en Urritxe como delantero rápido y con bravura. Estos días se pone en forma de cara a este playoff. La idea del club es que renueve una campaña más.

Toni Salado, de la generación del 97, ha actuado de parche en la medular para tapar huecos sumando 13 partidos, aunque solo tres de titular, con lo que el empuje de Beñat Prados, las promociones del Basconia y la edad le perjudican a la hora de seguir en el filial.

El caso de Jon Morcillo es el más complejo. Del año 98, el club tiene la potestad de renovarle de manera unilateral siempre que le haga contrato con el primer equipo, como en el caso reciente del pasado verano de Gaizka Larrazabal, o renegociar su contrato con una mejora de las condiciones. Es el pichichi del equipo con diez goles, uno ellos ante el Tudelano desde la medular puja por el mejor tanto de Segunda B, y suma además ocho asistencias. El Athletic ya inició los contacto para atarle, sabedor de que acechaban algunos clubes en España e incluso de Inglaterra. Parece que no habrá problemas para el consenso.