Orsai lanza su nueva canción, 'Corazón de tango'

El grupo de música compuesto por seis jugadores del Athletic versiona el himno del Doctor Deseo y cuenta con la colaboración de su cantante, Francis

Robert Basic
ROBERT BASIC

Han prometido que volverían con más música y lo han hecho. Orsai, grupo compuesto por seis jugadores del Athletic, se ha encerrado en el estudio durante unos meses y acaba de salir con su corazón de tango'. Los rojiblancos se han atrevido a versionar el himno de 'Doctor Deseo' y el resultado es francamente bueno. Con Asier Villalibre de solista, unido a su trompeta, la banda ha contado con la colaboración del cantante del grupo bilbaíno, Francis, quien ha unido su voz a la del 'búfalo'. El delantero de Gernika, Óscar de Marcos (guitarra), Mikel Vesga (guitarra), Mikel Balenziaga (guitarra), Dani García (batería) e Iñigo Lekue (bajo) han tratado el tema con mucha sensibilidad y han sacado un nuevo 'single' que da continuidad al publicado en marzo, el 'One Club Man', hecho a raíz de la conquista de la Supercopa.

«Hoy es el día. Os presentamos 'Corazon de Tango'. Ya está disponible en todas las plataformas digitales. Un verdadero placer el contar con Francis para versionar su mítico tema. Eskerrik asko! Un tema hecho con todo el cariño», ha difundido Orsai en las redes sociales. Metidos en el estudio, con mascarillas y dedicando parte de su tiempo libre a la música, el grupo se ha atrevido con una canción histórica. En las últimas semanas ya habían avisado de que en breve habría novedades y ha sido este viernes cuando han presentado su trabajo.

Todo comenzó con la inquietud de seis futbolistas por hacer algo diferente, atreverse con algo que no controlan, y en apenas unos meses han sacado dos temas del horno. Ganar al Barça en la Supercopa motivó la aparición de 'One Club Man', canción que corrió como la pólvora y enamoró a la familia rojiblanca. En marzo dieron a conocer la 'criatura' y ahora, durante el parón liguero, acaban de mostrar su 'corazón de tango'. Una forma distinta de comunicar el mismo mensaje: el de un grupo de amigos unidos tanto en el terreno de juego como fuera de él. El ritmo lo llevan en las venas.