«Mis padres me inculcaron que, pase lo que pase, hay que seguir siendo humilde»

El joven guardameta disfruta de un momento especial «con los pies en el suelo»

IKER CASTAÑO

Hacerse un hueco –nunca asegurado– en la élite del mundo futbolístico es el sueño de cientos de niños. A Julen Agirrezabala (Renteria, 2000) no le ha llegado de casualidad. Su salto de calidad a un club de palabras mayores solo se entiende a través del trabajo, esfuerzo y principalmente, por la humildad que le caracteriza. Repasamos sus comienzos.

Para tranquilizar al personal. Lo primero, ¿cómo está tras su fractura en un dedo?

–Totalmente recuperado. Los plazos, de aproximadamente un mes, se han cumplido. He ido avanzando semana tras semana acumulando diferentes ejercicios de mano y gimnasio. Estoy muy contento, ya entreno con el grupo normal y estoy disponible para el entrenador.

¿De dónde le viene la pasión por el fútbol y la portería?

–Si te digo la verdad, cuando era pequeño no me gustaba mucho el fútbol. Mis amigos sí que jugaban en el colegio, pero yo tiraba por otras cosas. Un verano me fui de vacaciones a Peñíscola con la familia y jugando con mi primo en la playa me dio por ponerme de portero y empezar a parar balones. De ahí empezó mi pasión. Luego ya empecé con los amigos a jugar en el colegio.

Y entonces decide...

–Apuntarme al Touring. Estaba en sexto de Primaria. Me acuerdo de la ilusión por entrenar con mis amigos los primeros meses, éramos todos de Errenteria.

Ganaron una Copa en infantiles que fue como la Champions.

– Sí, fue algo muy bonito y emocionante. Tengo muy buenos recuerdos de aquel año. Sobre todo...

¿Por qué?

–Por cómo se dio. La categoría se dividía en dos fases, primero una y luego pasabas a la de campeones o a la de Copa. Nos jugábamos todo en Beraun la última jornada contra el Beti Ona y perdimos. Hubo mucha tristeza, compañeros llorando y desolados en el vestuario...

Y todo eso les llevó...

– A ser campeones en la fase Copa. Nos hizo muy felices.

Se marcha al Antiguoko en 2014 y en 2018 ya está en Lezama. Impresionante...

– Nunca pensé en acabar más allá, solo en el paso a paso y en disfrutar de cada momento. Mis padres siempre me han inculcado que, pase lo que pase, hay que seguir con la misma humildad de siempre. Paso a paso fui creciendo como futbolista y persona. Estoy muy contento por llegar hasta donde he llegado y tengo ganas de seguir mejorando para conseguir más cosas.

Además de la humildad que tanto le caracteriza, ¿qué otras claves destacaría?

– El trabajo y el esfuerzo. Además, cumple un papel importante la educación que me han dado mis padres. Ellos han hecho un esfuerzo para que yo pueda disfrutar del fútbol y jugar en el Touring, en el Antiguoko y en el Athletic. Ellos también han tenido que llevarme o recogerme a cualquier hora, es un esfuerzo y muy agradecido por todo el esfuerzo que han hecho por mí.

¿Cómo se caracteriza?

– Como jugador, te diría que alguien que intenta dar tranquilidad al equipo. Aunque la gente me suele decir que me ve muy tranquilo, gestiono bien los nervios. Intento dar seguridad en todos los aspectos del juego, con los pies, por arriba, y parando balones, por supuesto.

¿Y como persona?

– Me considero trabajador, una persona humilde que mediante el trabajo y el esfuerzo intenta mejorar día a día.

¿Qué consejo de entre todos los que le han dado escoge?

– Que disfrute en todo momento de lo que estoy haciendo, que me esfuerce al máximo en todo lo que haga y trabaje mucho. Ha sido muy importante también la importancia que le han dado mis padres a los estudios. A partir de ahí, yo también lo valoro mucho y ese es un aspecto importante que siempre hay que mantener porque al final el fútbol no sabes dónde te va a llevar.

Efectivamente, ahora una vez llegado lo difícil es mantenerse.

– Tuve la gran suerte de debutar el año pasado en la primera jornada de liga y de jugar partidos importantes en Copa. La verdad que estoy muy agradecido por todas esas oportunidades. Ahora, lo que dices, lo difícil es mantenerse. He jugado nada más que un puñado de partidos en la élite y tengo que seguir trabajando y mejorando en diferentes aspectos, siempre con esas ganas de mejorar día a día y por supuesto intentar aprovechar al máximo las oportunidades que se me den.