Julen Agirrezabala, durante un entrenamiento en Lezama. / manu cecilio

«Hay que afrontar el partido contra el Alzira como una final»

Agirrezabala, que puede ser titular en la Copa, es consciente de la «alta competencia» que hay en la portería del Athletic y sólo piensa en «mejorar»

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

Se ha escrito mucho sobre la soledad del portero, pero, ¿y la soledad del suplente del portero? Julen Agirrezabala tiene 21 años, es titular en la selección española sub'21 y vive en el banquillo del Athletic bajo la alargada sombra de Unai Simón. La pasada temporada jugó cinco partidos de Liga y los cuatro de la Copa. El domingo, de nuevo en la Copa y esta vez ante el Alzira, tiene muchas opciones de figurar en la alineación. Será su estreno de la campaña. Esa suplencia habitual no le ha hecho cambiar su meta ni perder la paciencia. «Soy jugador del Athletic. Mi objetivo es jugar lo máximo posible aquí», asegura. No se ha marcado un plazo a partir del cual buscaría otra portería. «No lo he pensado. Pienso en el día a día. En el presente. Eso me ayuda en mi crecimiento personal. Estoy tranquilo y trabajando para tener minutos», zanja.

«No sé si voy a jugar el domingo. El míster no me ha dicho nada. Yo me entreno como siempre para estar preparado para cada partido. A dar lo máximo», insiste. Si como parece será titular ante el Alzira, cerrará un hueco de ocho meses lejos de las alineaciones. «No he jugado pero me he entrenado bien. Con ilusión. «Es complicado jugar minutos en el Athletic. De aquí están saliendo muy buenos porteros. La competencia es muy alta. Sigo trabajando para estar listo cuando el míster me llame», subraya. «Tengo margen de mejora. El ambiente entre los porteros es muy bueno. No es fácil jugar pero estoy preparado para todo lo que venga», agrega.

Y lo que viene es la Copa. «El equipo la afronta con muchísima ilusión. Es muy importante para el club. Quizá nos ha faltado el último paso estos últimos años. Tenemos esa espina clavada», señala el guardameta guipuzcoano. No se fía del Alzira. «Al final, los rivales de inferior categoría se crecen. Es un partido diferente. No sabemos cómo estará el estadio. La afición les apoyará. Tenemos que afrontarlo como una final. Si pierdes quedas eliminado», advierte Agirrezabala.

Su último partido oficial fue la semifinal de Copa de la pasada temporada, cuando el Athletic cayó frente al Valencia. «Nos fuimos con una mala sensación. A las puertas de una final. Pero eliminamos al Barça y al Madrid. Vivir esas noches contra equipos así y con San Mamés lleno fue una experiencia bonita que me ayudará a mejorar mi rendimiento», confía. En eso piensa. En crecer aún un poco más, salir de la sombra y ocupar un lugar entre los titulares frente a los focos.

Tras el partido del Alzira, la plantilla tendrá vacaciones por la disputa del Mundial. Con el Athletic en plaza europea, dice Agirrezabala, el equipo «se va al parón con una buena sensación». También dispuesto a dar otro salto tras el Campeonato del Mundo de Qatar para estar la próxima temporada en Europa y para pelear por la Copa.

Campaña de lectura

La Fundación Athletic va a impulsar una campaña de promoción de la lectura con los jugadores como referencia. Bajo los lemas Irakurle-on (buen lector) e Irakurle-ona (buena lectora), se distribuirán carteles entre clubes y centros educativos con dos imágenes de impacto. En una de ellas se ve a Vivian, lector habitual, hojeando un libro mientras Nico Willimas, que no es lector, se asoma a esas páginas. «La lectura es contagiosa», defiende Galder Reguera, uno de los promotores de la campaña. En la otra imagen aparece Erika Vázquez, la jugadora con más partido en el Athletic. «Las niñas necesitan referentes».