Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Un partido con banda sonora

La afición invadió el césped para celebrar una nueva noche mágica en la historia del Athletic. En el marcador todavía brillaba el 3-0. /Luis Ángel Gómez / Fernando Gómez
La afición invadió el césped para celebrar una nueva noche mágica en la historia del Athletic. En el marcador todavía brillaba el 3-0. / Luis Ángel Gómez / Fernando Gómez

El Athletic-Sevilla de 2009 nunca se borrará de la memoria de San Mamés porque abrió el camino a la final de Copa de Mestalla a los sones de un recordado cántico contra Del Nido

JAVIER MUÑOZ

En el Athletic está de moda hablar de lo frío que resulta San Mámés, de lo silenciosa que es su afición por momentos, de cuánto necesita la grada de animación que la reactiven... Pero cualquier discusión sobre cómo conseguirlo puede zanjarse evocando un momento muy especial de la historia del Athletic. Casi han pasado diez años de aquello y la sonrisa todavía se dibuja en los rostros de los seguidores rojiblancos. No tienen más que remontarse al 4 de marzo de 2009, a aquella noche que fue histórica sin tratarse de una final porque levantó chispas de emoción, con el césped presidido por gladiadores como Javi Martínez, Fernando Llorente y Gaizka Toquero, autores de los tres goles, y con la Catedral rebosando de pasión. Equipo y afición se fundieron tras el pitido final, y el terreno fue invadido por una masa de aficionados que luego salió a celebrar el triunfo por toda Bizkaia.