Derbi en San Mamés

Un partido para el despegue

Iñigo, Núñez, Lekue, Williams, Vivian y Yuri realizan un rondo en el calentamiento de la sesión de ayer. /fernando gómez
Iñigo, Núñez, Lekue, Williams, Vivian y Yuri realizan un rondo en el calentamiento de la sesión de ayer. / fernando gómez

El Athletic espera consolidar su notable inicio de curso con un triunfo frente a la Real y demostrar que puede mirar hacia la cima

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

El Athletic está superando el complicado inicio de la temporada con un notable, pero todavía le resta el examen del derbi frente a la Real Sociedad. De momento, la escuadra de Gaizka Garitano ha recaudado cuatro puntos tras superar al campeón Barcelona bajo el manto de San Mamés, y empatar contra el rocoso Getafe en el estadio madrileño. Pero la carrera continúa para una formación que quiere demostrar que puede mirar hacia la cima de la clasificación. Es una oportunidad para el despegue vizcaíno, para certificar que este arranque de curso nada tiene que ver con el pasado, con el sufrimiento padecido por todo el universo rojiblanco. Los donostiarras, por su parte, se plantan en La Catedral con idéntico objetivo: elevarse en la tabla.

Vuelven Córdoba e Iñigo

El Athletic recupera para la causa a Iñigo Martínez, en un duelo siempre especial para el futbolista de Ondarroa, y a Iñigo Córdoba. Son dos pilares del conjunto de Gaizka Garitano, integrantes de su núcleo duro. En caso de que apueste de inicio por el extremo, el técnico colocará a Iker Muniain por la derecha -ésa era su idea en el esbozo de la campaña realizado durante la pretemporada hasta la lesión de Córdoba hace tres semanas-, mantendrá a Raúl García en la media punta, y el bilbaíno se situará por la parte zurda del ataque. Atrás, la entrada de Iñigo provocará, salvo sorpresa, la salida de Unai Núñez de la alineación, un futbolista que ha rendido de manera excelente en estos dos encuentros. Y, en principio, volverá Unai López al centro del campo, en lugar de Beñat Etxebarria.

Miradas en Ødegaard y Oyarzabal

Con cinco nombres nuevos en su plantilla -además de los canteranos ascendidos-, todas las miradas se han posado, de momento, en Martin Ødegaard, cedido por el Real Madrid, y que estrenó su cuenta anotadora el pasado fin de semana en Mallorca. Pero nunca hay que perder del radar defensivo a Mikel Oyarzabal, ese objeto de deseo que siempre ha regateado el interés rojiblanco. En el banquillo, salvo cambio de última hora, estará Álex Remiro, que todavía no se ha estrenado: dicen que para evitarle ejercer en La Catedral como visitante.