Este contenido es exclusivo para suscriptores

Tu suscripción anual por 59,40€ al año. ¡Últimos días! para llevarte un lote de productos Ortiz

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos
Villarreal - Athletic | 16.15 horas

Un partido que marcará el futuro

Gaizka Garitano, pensativo en el entrenamiento del viernes en Lezama./JORDI ALEMANY
Gaizka Garitano, pensativo en el entrenamiento del viernes en Lezama. / JORDI ALEMANY

«Sería un error pensar que lo peor ya ha pasado», avisa Gaizka Garitano antes de visitar a un Villarreal al que puede hundir si le gana

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

El estadio de la Cerámica es un cruce de caminos para el Athletic. Una dirección le muestra la zona media de la clasificación, ese lugar de la tabla en la que el peligro de descenso resulta una amenaza lejana, casi imperceptible. La otra senda le recuerda de donde viene, de ese enclave en el que las urgencias se convierten en extremas y las piernas tiemblan otra vez por la cercanía del infierno. El cuadro de Gaizka Garitano tomaría la primera pista en caso de continuar su magistral racha -11 puntos en cinco partidos, el tercer mejor equipo de Primera División desde que llegó el deriotarra al banquillo-; y se tortuaría en la segunda vereda si pierde esta tarde ante un Villarreal plagado de nombres, pero sin puntos, con solo 17 en su casillero, a cinco de los vizcaínos. Es un partido, por tanto, que marcará el futuro del Athletic; mirar hacia arriba o pelear por huir de la quema.