El peligro se llama Stuani

Stuani pelea por un balón con Lucas Hernández/Efe
Stuani pelea por un balón con Lucas Hernández / Efe

El uruguayo es el máximo goleador de la Liga con once tantos, los mismos que Messi. Tras un largo periplo por varios equipos, ha encontrado en el Girona el hábitat perfecto para demostrar su olfato goleador

JON GARAY

El Athletic afronta esta noche ante el Girona un partido cuya importancia sorprende por el momento de la temporada en el que tiene lugar. Solo han transcurrido 14 jornadas, pero los rojiblancos se hallan en una situación como no se recuerda en Bilbao: en puestos de descenso y con solo una victoria liguera hasta el momento. La destitución de Berizzo es el indicativo más claro del alarmante contexto en el que se produce la visita del conjunto catalán.

Los hombre dirigidos por Eusebio Sacristán llegan con una racha de ocho partidos sin perder, marcha noveno en la clasificación y de ganar en La Catedral, empatarían con el Alavés en la quinta plaza, a solo dos puntos de los puestos de Champions. Su gran amenaza está en la delantera. Allí habita Cristhian Stuani, máximo goleador de la competición con once tantos empatado con Messi.

A sus 32 años, el uruguayo ha encontrado en el conjunto catalán el escenario perfecto para explotar un instinto goleador que estaba adormecido. Llegó a Europa procedente del Danubio, donde llamó la atención de la Reggina. Era la temporada 2008-09. La rigidez defensiva del 'Calcio' no le permitió destacar y fue cedido al Albacete. Aquí, en Segunda División, demostró que sabía lo que se hacía frente a los porteror rivales. En 40 partidos anotó 22 tantos. Tras regresar a Italia, el Levante se hizo con su préstamo y el uruguayo se estrenó en Primera: 10 goles en 33 encuentros. Nueva temporada y nueva cesión, esta vez al Racing, donde sus números fueron similares: 36 y 13.

Había llegado el momento de desligarse definitivamente de la Reggina. Su destino fue el Espanyol, donde en tres campañas anotó 29 goles en 117 partidos. El conjunto catalán lo traspasaría al Middlesbrough en la temporada 2015-16. La experiencia en la Premier tampoco fue todo lo positiva que habría deseado el ariete.

Así las cosas, el Girona apostó por hacerse con sus servicios. No pudo ser mayor su acierto. La temporada pasada explotó y marcó nada más y nada menos que 23 tantos. En la actual lleva camino de mejorar sus marcas. Ya lleva once. Y esta noche aterriza en San Mamés. La defensa del Athletic tendrá trabajo.

Temas

Fútbol