Piden 4 años de cárcel para el exjugador del Athletic Ager Aketxe por agredir a un ertzaina

Aketxe, en un entrenamiento con el Athletic este año./EL CORREO
Aketxe, en un entrenamiento con el Athletic este año. / EL CORREO

El fiscal solicita que se abra juicio contra el hoy futbolista del Toronto por la paliza que sufrió un agente en agosto de 2015

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

La Fiscalía ha pedido cuatro años de cárcel para el exfutbolista del Athletic Ager Aketxe -hoy enrolado en el Toronto FC canadiense de la MLS- por un delito de atentado contra la autoridad y otro delito leve de lesiones por la agresión que sufrió un ertzaina fuera de servicio el 9 de agosto de 2015, durante las fiestas de Romo. La representante del Ministerio Público pide la misma pena de prisión -la máxima prevista para este delito- para otro individuo -Julen I.-, que supuestamente participó también en la paliza que sufrió el agente en el recinto festivo de la localidad vizcaína. De forma paralela, ha solicitado una multa de tres meses para Asier M. como autor de un delito leve de falta de respeto a la autoridad. Después de casi tres años de trámites judiciales, las peticiones de la Fiscalía se producen en el marco del procedimiento abreviado, que es la antesala que precede a la celebración del juicio oral.

La acusación particular, que representa al policía, solicita las mismas penas para los tres acusados. Lo único en lo que difieren respecto a la Fiscalía es en la cuantía de la indemnización. El Ministerio Público pide que los dos primeros compensen al agente con 4.800 euros por las lesiones y las secuelas sufridas. Al tercer imputado le pide 500 euros por daños morales. En cambio, el abogado del ertzaina reclama 15.000 euros a los principales acusados y 2.000 al tercero por los mismos delitos.

De forma «agresiva»

Según el escrito de acusación, el ertzaina se encontraba en el recinto festivo de Romo sobre las 8 de la mañana cuando observó una pelea y decidió grabarla con su móvil. Lo hizo con el fin de recabar pruebas «por si los hechos fueran constitutivos de delito». El grupo que estaba protagonizando la trifulca no tardó en percatarse de que estaban siendo filmados. Entre ellos estaban Julen I. y Ager Aketxe, que hacía sólo unas horas había jugado en el Ennio Tardini (Parma) los últimos minutos del partido amistoso que enfrentó al primer equipo del Athletic con el Inter de Milán.

Estas dos personas se dirigieron de forma «agresiva» hacia el ertzaina con el «propósito de que borrara las grabaciones». La víctima «se identificó» entonces como agente de la Policía vasca y mostró su acreditación profesional. El fiscal señala en su escrito que Aketxe y Julen I. eran «plenamente conocedores» de que estaban ante un «funcionario de la Ertzaintza» cuando empezaron a pegarle «patadas y puñetazos» con el propósito de «menoscabar el principio de autoridad y de atentar contra su integridad física». El ertzaina «intentó huir». Pero, junto a otras personas, los agresores le persiguieron, alcanzaron y golpearon. Como consecuencia de uno de los golpes propinados por Julen I., el agente cayó al río Gobelas. Cuando estaba en el cauce, el otro individuo -Asier M- comenzó a insultarle. «Zipayo, hijo de la gran puta, te lo mereces, te jodes», le dijo esta persona, según consta en el resolución judicial. Los supuestos agresores salieron corriendo al ver a los policías municipales que acudieron «en auxilio» del agente. La víctima sufrió diversas lesiones, sobre todo en el muslo izquierdo, que tardaron 45 días en estabilizarse de forma total.

La declaración

La Ertzaintza abrió un atestado. El informe policial fue remitido a la autoridad judicial el 26 de agosto de 2015, 17 días después de la agresión. Analizada la documentación, el Juzgado de Instrucción número 5 de Getxo acordó la incoación de diligencias previas el 18 de septiembre. Durante varios meses, los supuestos implicados fueron citados a declarar en sede judicial en calidad de investigados (la nueva terminología penal para referirse a los imputados). A mediados de año, esta misma instancia judicial decidió dar por finalizada la instrucción y abrir la fase intermedia de procedimiento abreviado al no quedar «pendientes de practicar cualesquiera otras diligencias de investigación solicitadas por las partes» o acordadas de oficio por el juez. Sin embargo, el procedimiento se ha alargado casi dos años más por una serie de contratiempos y recursos de las defensas.

En el escrito en el que solicita la apertura del juicio oral, la Fiscalía considera «probable» que se pueda alcanzar un «acuerdo de conformidad» antes de la vista oral con la representación de los imputados. Es decir, acordar la imposición de una pena menor a cambio de que reconozcan los hechos y, por ejemplo, indemnicen a la víctima con una mayor suma de dinero.

Además, la fiscal también pide que se deduzca testimonio a los otros cuatro jóvenes que supuestamente participaron en la agresión y que, por algún motivo, no han sido incluidos en este procedimiento. En su caso podría abrirse una pieza separada por los mismos hechos.

 

Fotos

Vídeos