Porteros con gafas en Lezama

Herrerín entrena con las gafas este miércoles en Lezama./Juan Echeverría
Herrerín entrena con las gafas este miércoles en Lezama. / Juan Echeverría

Herrerín y Remiro se entrenan con unas lentes que les ayudan a anticipar la trayectoria de la pelota

JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Hubo momentos en los que Herrerín y Remiro parecían desorientados, como si no alcanzaran a ver dónde estaba el balón. Los dos porteros del Athletic se han ejercitado durante una parte de la sesión de este miércoles con unas gafas estroboscópicas.

Unos técnicos les han colocado las lentes, oscuras y sujetas por detrás por una goma. Desde su interior se lanza a los jugadores unas luces que les dejan por unos instantes a ciegas. La explicación técnica es que en los deportes basados en interactuar con la pelota que se mueve muy rápido, la capacidad visual de los jugadores no les permite seguirla en todo momento y deben recurrir a la intuición para adivinar su trayectoria. Un especialista con un ordenador regulaba la intensidad de la luz. Los gestos de los porteros demostraban que había momentos en los que iban a ciegas.

Los expertos mantienen que el trabajo con estas lentes en los entroncamientos mejora la visión, la atención visual y la capacidad de anticipación a la trayectoria del balón.

Varios clubes europeos han probado ya este sistema. Los pioneros fueron los clubes de la Liga Profesional de hockey hielo de Estados Unidos, un deporte en el que la pastilla va a una velocidad altísima.

Los jugadores del equipo de los Carolina Hurricans que se entrenaron con las gafas estroboscópicas experimentaron una mejora en el rendimiento del 18 por ciento en una serie de pruebas de intercepción de la pastilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos